“Dios se siente orgulloso que nosotros pasemos la prueba”

 

Este lunes la Misa en la Basílica, fue oficiada por el padre Rodolfo Varela quien se refirió a Job, y nos presentó cuatro características de las que el Señor se siente orgulloso.

Pero vean al Señor como saca pecho de Job, expresó el sacerdote, no por los bienes que tiene, no por la inteligencia al administrar los bienes, sino por esta cuatro características, que cuando se presenta el Satán ante Dios, Dios todo orgulloso le dice, te has fijado en mi siervo Job, no hay nadie como él en la tierra, hombre íntegro, recto, temeroso de Dios y alejado del mal.

“Estas son las cuatro características que identifican a Dios, por las cuales se siente orgulloso de Job, íntegro, recto, temeroso de Dios y alejado del mal, Satán envidioso, molesto por el orgullo que siente Dios por Job, comienza a renegar y a decirle que Job es todo eso por todos los bienes que tiene y porque Dios ha puesto un cerco para que no le pase nada a todo lo que tiene y allí es donde viene una respuesta para nuestra vida”.

Dios le dice a Satán, “puedes hacer lo que quieras con las posesiones de Job, pero a él no lo toques, muchas veces las pruebas en nuestra vida van a venir de personas que nos tienen envidia y no es de parte de Dios que viene la prueba  ahora si Dios, permite esa prueba así como lo está permitiendo aceptar poner a prueba a Job, pero la prueba no es iniciativa de Dios, Dios si permite que se dé la prueba pero no la manda”.

El Sacerdote expresó “¿Y qué pasa cuando recibe la prueba Job? Se imaginan el dolor de perder un hijo, el los perdió todos, y todos sus bienes materiales ¿Job que hace? Se rasga las vestiduras se rapa la cabeza, se postra en tierra en oración y dice, desnudo salí del vientre de mi madre desnudo volveré allá, el Señor me lo dio, el Señor me lo quitó, esa fue su voluntad bendito sea el nombre del Señor”.

A pesar de todo lo que sucedió, dijo Job no pecó ni cometió ninguna insolencia contra Dios, nosotros cuando pasamos una prueba, no es ni siquiera la de perder un hijo y el los perdió todos le reclamamos a Dios y nos peleamos con Dios y es que Dios no me escucha y viene como dice Martín Valverde las quejabanzas y comienzo a quejarme de Dios.

Que hace Job alaba, no se queja, alaba a Dios y si continuáramos leyendo mañana porque es día de San Miguel Arcángel, en el capitulo dos vuelve a repetirse la escena, se presenta el Satán ante Dios, que hace Dios se vuelve a hinchar por Job has visto a mi siervo Job y dice los mismo, hombre íntegro, temeroso de Dios y alejado del mal.

Después de haber perdido todo esto, no pierde las cuatro características por las cuales Dios se siente orgulloso que nosotros pasemos la prueba que pasemos, no perdamos las virtudes y los dones que Dios nos ha dado que nos mantengamos firmes en la fe concluyó.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here