Tres hermosas anécdotas de la Madre Teresa de Calcuta

0
129

Santa Teresa de Calcuta, fundadora de las Misioneras de la Caridad e incansable trabajadora a favor de los menos favorecidos, es una de las figuras más reconocidas de la Iglesia Católica por su labor en pro de los sectores más vulnerables de la sociedad.

De sus tantas vivencias, destacan algunas anécdotas sobre sus interacciones con distintas personas.

El pequeño que amaba hasta el sacrifico

Santa Teresa expresa su encuentro con un niño dadivoso: “Un día un niño pequeño, de nada más cuatro años, un niño indio. Vino con sus padres y me trajo un tarro de azucar. Me dijo: Estaré tres dias sin comer azucar. De esto a sus niños. Aquel niño pequeño amaba hasta el sacrifico.”

Lo importante que es la oración

En un encuentro que tuvo Santa Teresa con algunas religiosas, le expresaron que tal vez debían reducir el tiempo de oración debido a la cantidad de trabajo que les agobiaba. Ante esto, ella les preguntó: “¿Cuanto tiempo oran al dia?” Ellas respondieron: “Una hora.” Acto seguido, Santa Teresa respondió: “Muy bien. A partir de mañana que sean dos.”

El don de la fe

Santa Teresa contó una vez: “Uno de nuestros colaboradores me preguntó: ¿Quiere que nos hagamos católicos, como usted? a lo que yo contesté: “Me gustaría darles el tesoro que poseo, pero no está en mis manos darlo a nadie porque es un don de Dios. Lo que hago es ofrecerles la posibilidad de hacer obras de amor. Por medio de tales obras se acercan a Dios porque la obra de amor los acerca más a Él. Cuando Dios viene a ustedes y ustedes van a Dios, entonces tienen la ocasión de aceptarlo o rechazarlo. Esa aceptación es el don de la fe.”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here