Salud y educación son las dos grandes prioridades en la Diócesis de Gracias

Los retos de la nueva zona pastoral en Honduras, no solo van encaminados al fortalecimiento en la fe, sino también a estos dos grandes desafíos de importancia social

Lempira e Intibucá son parte de esta porción de la Iglesia hondureña y ambos tienen un sistema de salud debilitado, de manera notoria, a raíz de la pandemia. Esto también ha dejado como consecuencia un impacto negativo en el sector educativo, donde se ha visto la reducción de los niveles de aprendizaje y las dificultades para la continuidad de la toma de lecciones de los niños, jóvenes y adultos. Las realidades que afrontan estos dos departamentos, son de mucha pobreza y pocas oportunidades de empleo y a esto se le suma la afectación que dejaron las tormentas Eta y Iota, que dañaron gran parte de sus carreteras.

Retos

Con alta incidencia en casos de COVID-19 y por consiguiente un alto grado de letalidad, en el departamento de Lempira, el Párroco de la Catedral San Marco, Padre Nelson Lening Gutiérrez, afirma que “A pesar de la pandemia, en nuestras comunidades se sigue viendo gente visitando enfermos y siendo solidarios”. El presbítero también expone que “estamos viviendo dificultades porque las vacunas llegan a un número bastante pobre de la población y los hospitales a veces no cuentan con los insumos suficientes” y concluyó diciendo que “la atención en la zona es bastante limitada”.

Monseñor Darwin Andino, Obispo de Santa Rosa de Copán y quien antes pastoreaba los departamentos de Lempira e Intibucá, piensa que “Lo que necesita nuestro pueblo es educación y salud, eso es lo que con urgencia se pide para estos dos lugares”. Mario Cuevas, poblador de la aldea El Cile, ubicada a unos treinta minutos de Gracias, dice que “Hace falta mucho para hacer crecer las escuelas y colegios, porque los conocimientos que tenemos, son los que nos enseñan en nuestras casas”. Cuevas, quien es fiel activo en la comunidad religiosa de su localidad, también aporta que “la salud ha quedado a deber con todo el pueblo, porque con la pandemia se han descuidado otro tipo de enfermedades”.

La población de las aldeas y caseríos más alejados de los departamentos que conforman la nueva diócesis, exigen mejorar el acceso a la salud y piden recursos para que sus hijos puedan obtener un poco del aprendizaje que se está dando de manera virtual, aunque vale mencionar que, en algunas comunidades, las clases presenciales han retornado bajo protocolos de bioseguridad.

Conjunto

La fuerza que trae la nueva Diócesis de Santa María de las Gracias, no solo se centra en lo espiritual, afirma el edil de Gracias, Lempira, Javier Enamorado, quien también dice que “La creación de la diócesis viene a dar crecimiento a la zona y a colocar a nuestras comunidades en los ojos del mundo, esperando esto sea de mucho provecho”.

Catedral

La ciudad colonial de Gracias posee en su casco histórico tres iglesias coloniales: La Merced, que data desde el año 1611, San Marcos, fundada en el siglo XVIII y la que se convierte en la nueva catedral de la diócesis y San Sebastián del siglo XX. “La Iglesia de San Marcos, tiene una historia muy particular al igual que su fachada, ya que esta no da a la plaza mayor como se acostumbraba en el tiempo de la colonización, sino a un costado” según lo relata el historiador Gabriel Mejía, colaborador del Instituto Hondureño de Antropología e Historia.

La Diócesis de Santa María de las Gracias inicia su caminar pastoral en el que además del acompañamiento que se dará al pueblo de Dios, se buscarán las formas y mecanismos para que los aspectos antes mencionados tengan un equilibrio idóneo, lleguen a todas las personas sin importar condiciones económicas. El índice de pobreza, analfabetismo y falta de salud, han elevado otro tipo de problemáticas que están ya siendo analizadas por las autoridades eclesiásticas.

1 Policlínico

Lempira, cuenta con un Policlínico en el municipio de Lepaera, referencia asistencial de 16 centros de salud de los alrededores. En los departamentos de Lempira e Intibucá aún funcionan algunos centros de triajes que contribuyen a la detección temprana del coronavirus.

2 Crecimiento

Son alrededor de 2,690 centros educativos básicos que conforman el Departamento de Lempira, para una población de 319,681 habitantes y unos 1,773 centros educativos en el Departamento de Intibucá que cuenta con 241,568 habitantes.

3 Étnicos

Unos 132 centros educativos forman a niños y jóvenes en los departamentos de Lempira e Intibucá, estos centrados en la tribu Lenca que es una de las que predomina en la región, según fuentes del Sistema de Estadísticas de la Secretaría de Educación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here