“Rebélense contra la cultura de lo provisional” dice el Papa a los jóvenes

0
85

El Estadio Lokomotiva de Košice fue el escenario para que miles de jóvenes tuvieran su encuentro con el Papa, con motivo del viaje apostólico que el Pontífice está realizando. En este ameno encuentro, Francisco escuchó algunas interrogantes que tenían los jóvenes sobre diversos temas, uno de ellos elamor.

El Papa les dijo que “El amor no es tenerlo todo de inmediato , no responde a la lógica de lo desechable . El amor es fidelidad, don, responsabilidad. La verdadera originalidad hoy, la verdadera revolución, es rebelarse contra la cultura de lo provisional, es ir más allá del instinto, más allá del instante, es amar por toda la vida y con todo el ser”.

Una de las consultas que quiso profundizar el Papa es en torno a la depresión que viven muchas personas y afirmó que “El remedio de la confesión. Me preguntaste: “¿Cómo puede un joven superar los obstáculos en el camino hacia la misericordia de Dios?” Aquí también se trata de mirar, de mirar lo que importa. Si te pregunto: “¿En qué estás pensando cuando te vas a confesar?” – No lo diga en voz alta -, estoy casi seguro de la respuesta: “A los pecados”. Pero, les pregunto, ustedes responden, ¿son los pecados realmente el centro de la Confesión? [“¡No!”] No escucho … [“¡No!”] ¡Bien hecho! Dios quiere que te acerques a Él pensando en ti, en tus pecados, ¿O a Él? ¿Qué quiere Dios? ¿Te acercas a él o a tus pecados? ¿Qué quiere el? Responde [“¡A él!”] Más alto, que soy sordo … [“¡A Él!”] ¿Cuál es el centro, los pecados o el Padre que perdona todos los pecados? El padre. No vamos a la confesión como personas castigadas que deben humillarse, sino como hijos que corren a recibir el abrazo del Padre. Y el Padre nos levanta en cada situación, nos perdona cada pecado. Escuche bien esto:¡Dios siempre perdona! ¿Lo has entendido? ¡Dios siempre perdona!

El Papa invitó a todos a “no tener miedo de abrazar la cruz”. Abrazar: ¡es un verbo agradable! Abrazar ayuda a superar el miedo. Cuando nos abrazan recuperamos la confianza en nosotros mismos y también en la vida. Así que dejémonos abrazar por Jesús, porque cuando abrazamos a Jesús volvemos a abrazar la esperanza. La cruz no se puede abrazar sola; el dolor no salva a nadie. Es el amor el que transforma el dolor. Por tanto, es con Jesús con quien se abraza la cruz, ¡nunca solo! Si abrazas a Jesús, renace la alegría . Y la alegría de Jesús, en el dolor, se transforma en paz”. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here