¿Qué pasa si comulgo sin estar Bautizado?

0
186

Esta pregunta surge porque ahora es más común de lo que se pensaba antes, encontrar adultos que se acercan a la Iglesia sin haber recibido los primeros sacramentos a la vida cristiana. Para esta disyuntiva san Pablo nos dice:   

“Por eso, el que coma el pan o beba la copa del Señor indignamente tendrá que dar cuenta del Cuerpo y de la Sangre del Señor. Que cada uno se examine a sí mismo antes de comer este pan y beber esta copa; porque si come y bebe sin discernir el Cuerpo del Señor, come y bebe su propia condenación. ” 
1 Cor 11, 27-29 

Consumir el cuerpo y la sangre del Señor dignamente implica estar en estado de Gracia. Si  somos conscientes de que no vivimos en Estado de Gracia lo mejor es abstenernos de acercarnos a comulgar, vivir el dolor espiritual por no poder hacerlo y buscar rápidamente el sacramento que nos regala la Gracia Santificante. 

El primer sacramento que nos regala la Gracia Santificantes es el Bautismo. Es en el día de nuestro bautismo que se nos regala la Gracia para que Dios habite en nosotros por el resto de nuestra vida. Y si tú no estás bautizado no hay forma de que estes en estado de Gracia para comulgar el cuerpo y la sangre de Cristo. Claro está que en la medida que transcurra nuestra vida podremos perder la Gracia recibida en el bautismo, en tal caso, entraría en juego el sacramento de la reconciliación. 

El código del derecho canónico nos dice en el canon 912: “Todo bautizado a quien el derecho no se lo prohíba, puede y debe ser admitido a la sagrada comunión”. 

Es decir, la primera condición para recibir la sagrada comunión es estar bautizado, sin el bautismo no hemos recibido la dignidad requerida para comulgar sin las consecuencias que nos menciona san Pablo en 1 Cor 11, 27-29. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here