“Pidamos al Señor que cada día nos vaya ayudando a comprender cada vez el misterio de Dios”

Hoy 19 de septiembre en la Basílica de Suyapa, el encargado de oficiar la Misa fue el padre Rodolfo Varela, quien detalló en su mensaje la importancia de comprender el misterio de Dios, siguiendo esas palabras que encontramos en el Evangelio de San Lucas 8, 4-15.

En su mensaje el presbítero Varela, habló de la resurrección, y detalló “que si Cristo no hubiera resucitado, vana seria nuestra fe”, detallando esas palabras de San Pablo, y siguiendo ese mensaje de San Pablo el sacerdote habla de esas características para creer en esa resurrección.

La primera característica, sería “se siembra un cuerpo corruptible, y resucita un cuerpo incorruptible y esta es alguna característica que ya se transfigura en algunos Santos, que son enterrados y tiempos después que son exhumados, parecieran que estuvieran dormidos», expresó.

“Hay incorruptibilidad no se corrompe el cuerpo” Esta es la primera característica de la resurrección vamos a tener un cuerpo incorruptible, pero ¿qué es un cuerpo incorruptible? Preguntó el sacerdote, a lo que respondió “es el que no se daña, un cuerpo glorioso, un cuerpo que no es afectado ya por los males de este mundo.

En la segunda característica, clérigo explica “se siembra un cuerpo miserable y resucita un cuerpo glorioso, a través de nuestra vida terrena, nosotros cometemos varios actos llevados por nuestros impulsos, por nuestros instintos y muchas veces nos llevan a la miseria, pero en la resurrección no tendremos un cuerpo guiado por instintos, por pasiones, será un cuerpo glorioso, ya no conducido a la miseria si no, conducido a la gloria de Dios”

Y en tercer lugar, habla que se siembra un cuerpo débil y resucita uno fuerte, “ya no vamos a tener la excusa, de decir la carne es débil, porque vamos a tener un cuerpo fuerte”.  Al igual el sacerdote hizo énfasis de las palabras del padre Carreira que era el encargado de la Academia Pontificia para las Ciencias del Vaticano y que falleció hace poco y donde decía “en la resurrección de Jesucristo ya podemos transfigurar todo esto que habla San Pablo, podemos ver como antes, de la muerte y resurrección de Jesucristo, el cuerpo de Cristo vivía bajo las leyes de la física natural.

Y siguiendo esas palabras del padre Carreira, el presbítero señaló que es así como nosotros, caminamos, “vivimos en un espacio  de tres dimensiones, en una temporalidad de este tipo, pero en la resurrección de Jesucristo, el cuerpo de Jesús, parece que no está sujeto a las leyes naturales, y podemos escuchar pasajes, donde atraviesa paredes, donde aparece y desaparece y donde pareciera que estuviera en dos lugares casi al mismo tiempo, no está sujeto a las leyes de la naturaleza, y esto es parte de la resurrección, de tener un cuerpo glorioso, un cuerpo que se rige ya no por las leyes de la naturaleza, si no por las leyes del espíritu, pidamos al Señor que cada día nos vaya  ayudando a comprender cada vez el misterio de Dios”, finalizó el presbítero Varela.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here