“No vamos a encontrar a Dios en la felicidad, mientras no calmemos los desastres de nuestra mente»

El Señor nos está pidiendo santidad, Él dice “han oído que se dice a los antiguos no cometerás adulterio, pero yo les digo, que quien mire con malos deseos a una mujer ya cometió adulterio”

El Padre Rodolfo Varela en la misa de este viernes 12 de junio desde la Basílica de Suyapa en su homilía dijo que a veces nos desquiciamos buscando a Dios y a la felicidad cuando están dentro de nosotros, ya lo decía San Agustín “tarde te ame hermosura tan antigua y tan nueva, tarde te amé yo te buscaba fuera y tú estabas dentro de mi tarde te amé, así pasa muchas veces con nosotros, andamos buscando a Dios por todos lados y andamos buscando la felicidad por todos lados cuando está dentro de nosotros”.

El sacerdote se refirió a la lectura del Libro de Reyes que nos dice “que Elías primero sale y se encuentra con un viento huracanado que partía las montañas y rajaba las rocas. Pero el Señor no estaba allí, después se produjo un terremoto, luego vino fuego del Señor, pero el Señor no estaba allí, por último, esta traducción dice se escucho el murmullo de una briza suave, pero lo más acertado de la traducción sería y luego vino un silencio y allí estaba el Señor”.

Además sostuvo “No vamos a encontrar ni a Dios en la felicidad, mientras no calmemos los desastres de nuestra mente ya lo decía Santa Teresita “la imaginación es la loca de la casa” muchas veces en nuestra mente van haber pensamientos huracanados que no nos permiten ver con claridad a Dios, que no nos permiten ver con claridad la felicidad y esos mismos pensamientos que nos andan rondando por nuestra cabeza muchas veces nos hacen temblar de la ansiedad o nos hacen sentir un fuego que nos consume y nos va quitando el sueño y la paz”.

El presbítero dijo que el Señor nos está pidiendo santidad, “Él dice han oído que se dice a los antiguos no cometerás adulterio, pero yo les digo, que quien mire con malos deseos a una mujer ya cometió adulterio, más le valdría arrancarse un ojo, que arrojarlo lejos que ser tirado todo Él al lugar del castigo”.

Varela reiteró que Dios quiere que nosotros seamos santos para que tengamos vida eterna ¿qué es lo contrario de la vida eterna? la destrucción del fuego, “calmemos los pensamientos la ansiedad la angustia y en el silencio vamos a encontrar a Dios, en la quietud vamos a encontrar nuestra felicidad, pidámosle a Él que nos envíe su Espíritu Santo para poder encontrar paz y quietud en el silencio “concluyó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here