Necesitamos Pentecostés, donde todos podamos entendernos con la lengua del amor.

En la homilía del Arzobispo de Tegucigalpa, Cardenal Óscar Andrés Rodríguez con motivo de la Solemnidad de Pentecostés, se enfatizó en como la confrontación y la división, no abonan para que una nación salga adelante en las dificultades.

”Cuando el Espíritu Santo no está presente en las comunidades, surgen divisiones, enfrentamientos. Sin el Espíritu Santo en nuestro mundo, en nuestra Iglesia, en nuestras relaciones humanas, nos convertimos en la torre de Babel, vivimos en la confusión”, ha dicho el Cardenal Rodríguez, enmarcándolo en las realidades que vive el mundo entero; además afirmó que ”tratemos hoy en un momento de oración personal, de abrir las puertas al Espírtu Santo. ¿Qué necesito renovar en mi vida espiritual?”, como una pregunta con la que se hace eco de la liturgia de este día.

Concluyó su mensaje con esta oración:

”Espíritu Santo, luz de Dios, disipa las tinieblas de nuestras dudas.
Fuego de Dios, derrite el hielo de nuestra indiferencia.
Torrente de Dios, fecunda los desiertos de nuestras vidas, renuévanos por dentro
Tú, que eres y eres amor, ven a renovar la faz de la tierra
y ven a renovar nuestra Honduras,” amén.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here