Francisco reza el último Regina Coeli, invitando a la unidad por el Espíritu.

Concluyendo el tiempo pascual, el Papa Francisco presidió el rezo del ”Reina del Cielo”, poniendo en contexto la solemnidad de Pentecostés, denominándola como la fiesta de la unidad. El Santo Padre, ha hecho énfasis en cómo la acción del ”paráclito”, ayuda a quitar el temor y la vacilación, conjuntando a personas con pensamientos diferentes pero con ideales similares.

La vivencia del Espíritu Santo, lleva a los cristianos a un paso transformador: ”Revela que el Espíritu Santo es como un viento fuerte y libre. No se puede controlar, detener ni medir; y ni siquiera predecir su dirección”. El Pontífcie recordó la importancia de invocar al Espíritu Santo como se hace en el Credo: ”Señor y dador de vida”

El Papa, cerró su mensaje invitando a la unidad bajo la acción del Espíritu Santo, comprendiendo que como en Pentecostés, la Iglesia es para todos y requiere de todos, para que siga con el impulso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here