Los 7 dolores de María, una devoción para acompañar a la Virgen el Sábado Santo

Se trata de una oración mariana que resalta los siete dolores que tuvo María tras la muerte de Jesús en la cruz. Según algunos relatos, esta práctica de piedad popular comenzó a difundirse en el Siglo 13 por los frailes Siervos de María, conocidos como los Servitas. La oración comienza diciendo el acto de contrición, se rezan tres Aves Marías, en honor a las lágrimas que derramó Nuestra Señora y en cada misterio, se reza un Padre Nuestro y 7 Aves Marías.

Aquí te presentamos una de las versiones de esta oración, inspiradas en la apariciones Marianas en Kibeho de Nuestra Señora de los Dolores en África:

Oración introductora: Dios mío te ofrezco este rosario para tu Gloria, en honor de tu Santísima Madre, la Virgen Santa, para compartir y meditar en su sufrimiento. Te ruego con humildad que me ayudes a arrepentirme de corazón de mis pecados, sabiduría. Amen.

Acto de Contrición:  Oh mi Dios, siento profundamente haberte ofendido y detesto todos mis pecados porque me horroriza la pérdida del cielo y los dolores del infierno; pero, más que nada, porque te he ofendido, Dios mío, tu eres toda bondad y gran merecedor de todo mi amor. Deseo firmemente, con la ayuda de tu gracia, confesar mis pecados, hacer penitencia y enmendar mi vida. Amén.

Por cada una de las siguientes tres cuentas diga un Ave María, para dar gracias a Dios por las lagrimas de nuestra Madre Dolorosa, y por nuestras lagrimas con las de Ella. Antes de cada misterio, diga: Madre Misericordiosa, recuérdanos siempre los sufrimientos de tu Hijo, Jesús.

Dolores

Primer dolor: La Profecía de Simón (Lucas 2,22-35)

Segundo dolor: La huida a Egipto (Mateo 2,13-15)

Tercer dolor: Jesús perdido en el Templo (Lucas 2,41-52)

Cuarto dolor: María se encuentra con Jesús camino al Calvario (Lucas 23,27-31)

El quinto dolor: María permanece al pie de la cruz (Juan 19,25-27)

El sexto dolor: María recibe el cuerpo sin vida de Jesús en sus brazos (Juan 19,38-40)

Séptimo dolor: Jesús es colocado en la tumba (Juan 19,41-42)

Oración Final:  Reina de los Mártires, tu que has padecido tanto, te ruego, por los méritos de las lágrimas que derramaste en estos terribles y dolorosos momentos, que obtengas para mi, y todos los pecadores del mundo, la gracia de la sinceridad completa y el arrepentimiento. Amén

Repita tres veces :  María, concebida sin pecado, habiendo sufrido por nosotros, ruega por nosotros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here