Sor Martha Soto parte hacia la Casa del Padre

0
1692

Sor Martha Soto, fundadora del Instituto Hondureño de Educación por Radio, una pionera en la educación del país, falleció este Viernes Santo a causa de una enfermedad (Cáncer en la piel) con la que luchaba desde hace algún tiempo. Una mujer consagrada que dedicó su vida a la promoción de la educación y crear nuevas oportunidades para los más desfavorecidos del país.

Educadora por profesión, salesiana por vocación, de tez clara, con hilos de plata que denotan su largo caminar y con una sonrisa que contagia vida, así era Sor Marta Eugenia Soto Leiton ,ejemplo de trabajo por la educación hondureña
Sor Marta nació en Costa Rica y se crió en el barrio Don Bosco allá en San José, “estábamos a una cuadra de la capilla don Bosco, desde pequeña me gustó ser educadora , quería ser maestra, cuando ya ingrese a la congregación que es salesiana, es propiamente para la educación, entonces quede en el mismo campo” dijo a Suyapa Medios en una entrevista en 2014.
Era de una familia muy numerosa, 13 hermanos,  “todos íbamos al colegio, a mí me gustaba mucho estudiar, desde que tenía 5 años, ya en el preescolar, yo solita me levantaba, me bañaba porque quería ir a la escuela” afirmó en esa ocasión.
“La figura de Don Bosco y de María Auxiliadora, nos acompañaba, con mi papa siempre íbamos a Misa temprano y nos llevaba a saludar a Don Bosco, porque había una imagen de Don Bosco con sus niños”.

Vocación


Para Sor Martha, su llamada fue todo un proceso, “yo sentía un deseo de pertenecer a Dios, de ser de Dios nada más, no era ni dar clases, ni sabía lo que era estar en un convento, no tenía relación con ellas, yo conocía a Don Bosco pero no a las hermanas.”
Cuando termino el bachillerato, quiso entrar con las hermanas, el colegio de las hijas de María Auxiliadora  estaba  a cuatro cuadras de la casa, fue y les dijo que quería entrar, ellas le dieron una lista grande de cosas que había que llevar; “yo no puedo con todo esto dije, devolví el librito que me habían dado y termine el bachillerato”.
Dios no se olvida de los que él mismo llama y en una ocasión   la joven Marta se puso a enseñarles a unas niñas que tenían que presentar exámenes de recuperación, ya ella había terminado su bachillerato, “por esas niñas volví a visitar  a las hermanas otra vez, me atendió una de las hermanas  y me dijo bueno y no fue usted la joven que vino el año pasado y yo le dije si y porque no se vino me pregunto, es que no podía yo traer esa gran lista exprese, si quitamos la lista se viene dijo audazmente la sor , a pues sí le dije y así fue, recuerdo que fue un día sábado, ya el miércoles siguiente entre y hasta los momentos aquí permanezco”.

Honduras

Vino en 1984 y se enamoró de esta tierra, “me impresiono bastante la cantidad de gente que no tenía la oportunidad de estudiar y yo sabía, que este sistema (Educación por radio), era posible ofrecerle a las personas una manera ágil para aprender y estudiar y de bajo costo, por eso intente con las superioras, pero claro como este era un sistema para adultos y la vocación salesiana  es para niños y jóvenes, nos costó un poco la entrada.
En 1988 cuando se cumplieron 100 años de la vida de Don Bosco ella en su ánimo de seguir con la obra que Dios le había encargado, en la fiesta de San Juan Bosco le prometió no volver a decir nada, no insistir en el tema, “bueno si usted quiere ábralo y él lo abrió, porque esta obra es de él,” en octubre, la superiora le llamo y le dijo haz algo por esa obra que tanto has hablado, “así empezamos la labor, con la ayuda de Don Bosco, él lo supo hacer mejor”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here