Llamados a ser propagadores de la compasión y la misericordia

Este domingo se celebra el día de la Divina Misericordia, fecha instituida por San Juan Pablo II

0
231

Cada Viernes Santo se inicia la novena en honor a la Divina Misericordia, un momento de preparación para vivir a profundidad la confianza en Dios que siempre nos llama a ser misericordiosos con los demás.

Difusión

Para el Padre Santos Pablo Ávila, párroco de la comunidad San Martín de Porres, en donde se difunde con mayor fuerza la devoción de la Divina Misericordia, expresa que “Esta celebración nos trae un mensaje de amor, de reconciliación y de perdón, que busca que todos los pecadores y todas las almas que han caído en el pecado, así como las que se han alejado de Dios, puedan sentirse cercanas a Él en un encuentro más cercano con la comunidad cristiana”.

Acciones

Una de las primeras maneras de difundir este mensaje, es con el rezo de la Coronilla de la Divina Misericordia. A esto se le tiene que agregar la práctica de las obras de caridad en favor de los demás, pero sobre todo demostrando un buen testimonio de vida y de servicio en favor de la sociedad. “Una comunidad que acoge, que recibe, que ama, entiende, comprende, anima y que exhorta al otro al cambio, va a darse cuenta que Dios está realizando la obra” dijo el presbítero.

Importancia

El signo más significativo de la Divina Misericordia es ver el costado abierto donde brotan los dos rayos para entender que allí nace y se da el manantial de gracia y misericordia en favor de todas las almas que necesitan del Señor y que quieren experimentar ese amor, identificando la bondad de Dios en su vida. Una de las prácticas que se debe de fortalecer es el rezo de la coronilla ya que es una práctica que tiene recompensa en el cielo” asevera Telma Martínez, integrante del Apostolado de la Divina Misericordia. “Para poder recibir estos grandes dones hay que cumplir las condiciones de la devoción, es decir, confiar en la bondad de Dios y amar activamente al prójimo. Asimismo, hay que permanecer en el estado de gracia santificante, que se obtiene después de confesarse y recibir dignamente la comunión”.

Leer también: Tres útiles consejos para rezar la Coronilla de la Divina Misericordia

Confianza

Mariano Moncada, misionero de la Casa de la Misericordia en Honduras, señala que, en este tiempo de crisis sanitaria, es importante recordar que Dios tiene la última palabra, por lo que se debe acudir confiado a su auxilio.

“Es un tiempo de tribulación, un tiempo muy acumulado de estrés, pero en medio de todo esto, el Señor se manifiesta y tiene que clamar el hombre a través de la última tabla de salvación, que es la misericordia de nuestro Dios.

Tenemos que encontrar ese equivalente que puede equilibrar nuestra vida, confiando en la misericordia del Padre a través de su hijo, y que el hombre también pueda profundizar sobre este misterio que el Señor mismo ha dejado” dijo En el diario de Sor Faustina, Jesús señala que “Deseo que mi misericordia sea venerada, mi corazón se regocija con esta fiesta. Quiero que toda la humanidad conozca su compasión y misericordia”.

El Señor le dijo a Santa Faustina Kowalska que “todos supliquen a mi Divina Misericordia, pues es la hora en que mi alma estuvo solitaria en su agonía, a esa hora todo lo que me pidas se te concederá, (es la hora en que Jesús derrama sus gracias especiales sobre toda la humanidad, aunque sea por un brevísimo instante sumérgete en oración de preferencia, ora la Coronilla y Dios te llenará de múltiples bendiciones), yo protegeré a todas las casas, ciudades y naciones donde veneren mi imagen.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here