Las letanías de San José: una invocación poderosa en esta pandemia

Esta salutación en honor del padre adoptivo de Jesús, es una hermosa oración propia en los tiempos de dificultad

0
143

Letanía es una palabra griega que significa oración, especialmente oración hecha en común. Significa también procesión, porque esta manera de orar se usa en las procesiones. El uso de las letanías es antiquísimo, se remonta a los primeros siglos de la Iglesia. La más antigua es la Letanía de los Santos, pero hay otras también aprobadas por la Santa Iglesia.

Son una serie de alabanzas y súplicas de manera ordenada, a través de las que se le ruega a Dios y se pide la intercesión de Santa María, los ángeles o algunos santos, entre ellos San José. Estas invocaciones se dirigen a José, como un diligente protector de Cristo en tiempos de adversidades, además, resaltan la misión del padre adoptivo de Jesús y su rol protector, así como el resguardo que hace de la Virgen María. También se le llama el pilar de las familias y de los padres.

Letanías

Las letanías a San José son: Ilustre descendiente de David, Luz de los patriarcas, Esposo de la Madre de Dios, Custodio del Redentor, Custodio purísimo de la Virgen, Nutricio del Hijo de Dios, Diligente defensor de Cristo, Servidor de Cristo, ministro de la salvación, Cabeza de la Sagrada Familia, José justísimo, José castísimo, José prudentísimo, José varón fuerte, José obediente, José fidelísimo, Espejo de paciencia, Amante de la pobreza, Modelo de trabajador, Modelo de la vida doméstica, Custodio de vírgenes, Apoyo en las dificultades, Columna de las familias, Consuelo de los desdichados, Esperanza de los enfermos, Patrono de los exiliados, Patrono de los afligidos, Patrono de los pobres, Patrono de los moribundos, Terror de los demonios, Protector de la Santa Iglesia.

1 Oración

La plegaria que se realiza al final de las letanías dice “Oh, Dios, que con inefable providencia elegiste a San José como esposo de la santísima Madre de tu Hijo, concédenos que merezcamos tener como intercesor en el cielo al que veneramos como protector en la tierra. Tú, que vives y reinas, por los siglos de los siglos. Amén”.

2 Intercesor

Santa Teresa dice de San José que “No recuerdo haberle pedido alguna cosa y que no me la haya concedido, como así también no he conocido persona devota de él que no haya obtenida alguna gracia por su gloriosa virtud, pues él ayuda muchísimo a las almas que se le consagran”.

3 Actualización

El Papa Francisco ha visto bien actualizar las letanías en honor a San José, aprobadas en 1909 por la Sede Apostólica, añadiendo siete invocaciones tomadas de las intervenciones de los Papas que han reflexionado sobre algunos aspectos de la figura del patrón de la Iglesia Universal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here