La suavidad, caracteriza al Buen Pastor

Si carece de suavidad, tiene algo oculto y no es buen pastor, dijo en su homilía dominical el papa Francisco en la capilla de casa Santa Marta.

Es importante señalar que tres semanas después de la Resurrección del Señor, la Iglesia hoy, el cuarto domingo de Pascua, celebra el domingo del Buen Pastor, Jesús el Buen Pastor. De ahí que su santidad comente, “Un pastor que no es suave no es un buen pastor, tiene algo oculto, porque la suavidad se muestra tal como es, sin defenderse”, sostuvo su santidad.

En el marco de esta fiesta litúrgica, “esto me hace pensar en muchos pastores que dan sus vidas por los fieles del mundo, incluso en esta pandemia, muchos, más de 100 aquí en Italia han fallecido”, dijo en recuerdo de los sacerdotes al contagiarse de coronavirus en ejercicio de su pastoreo en los hospitales de Italia. “también pienso en otros pastores que cuidan el bien de la gente: los médicos”, acoto el sucesor de Pedro. “Se habla de médicos, de lo que hacen, pero debemos darnos cuenta de que, solo en Italia, 154 médicos han fallecido en el servicio”. Que el ejemplo de estos pastores sacerdotes y “pastores médicos” nos ayude a cuidar al santo pueblo fiel de Dios, puntualizó.

Compartimos la homilía completa del papa Francisco en la misa de este día

La primera carta del apóstol Pedro, que hemos escuchado, es un paso de serenidad (cf. 2,20-25). Él habla de Jesús y dice: «Llevaba nuestros pecados en su cuerpo sobre el leño de la cruz, de modo que, ya no viviendo por el pecado, viviríamos por la justicia; de sus heridas has sido curado. Estabas vagando como ovejas, pero ahora has sido llevado de regreso al pastor y guardián de tus almas “(vv. 24-25).

Jesús es el pastor, como lo ve Pedro, que viene a salvar, a salvar a las ovejas errantes: fuimos nosotros. Y en el Salmo 22 que leemos después de esta lectura, repetimos: “El Señor es mi pastor: no me falta nada” (v.1). La presencia del Señor como pastor, como pastor del rebaño. Y Jesús, en el capítulo 10 de Juan, que hemos leído, se presenta como el pastor. De hecho, no solo el pastor, sino la “puerta” a través de la cual uno entra al rebaño (cf. v.8). Todos los que entraron y no entraron por esa puerta eran ladrones y bandidos o querían aprovecharse del rebaño: los pastores falsos. Y en la historia de la Iglesia ha habido muchos de estos que explotaron el rebaño. No estaban interesados en el rebaño, sino en hacer carrera, política o dinero, pero el rebaño los conoce.

El número de fieles presente en la misa que celebra el Papa en Santa Marta, aumenta paulatinamente con las debidas medias de bioseguridad.

Pero cuando hay un buen pastor que continúa, precisamente está el rebaño que continúa. El buen pastor escucha al rebaño, guía al rebaño, trata al rebaño. Y el rebaño sabe distinguir entre los pastores, no está mal: el rebaño confía en el buen Pastor, confía en Jesús. Solo el pastor que se parece a Jesús da confianza al rebaño, porque Él es la puerta . El estilo de Jesús debe ser el estilo del pastor, no hay otro. Pero incluso Jesús, el buen pastor, como dice Pedro en la primera lectura, “sufrió por ti, dejándote un ejemplo, para que pudieras seguir sus pasos: no cometió pecado y no encontró engaño en su boca; insultado, no respondió con insultos, maltratado, no amenazó con venganza “( 1Pt 2,21-23). Fue leve. Uno de los signos del buen pastor es la suavidad.. El buen pastor es apacible. Un pastor que no es suave no es un buen pastor. Tiene algo oculto, porque la suavidad se muestra tal como es, sin defenderse.

De hecho, el pastor es tierno, tiene esa ternura de cercanía , conoce a las ovejas una por una por su nombre y cuida a cada una como si fuera la única, hasta el punto de que cuando regresa a casa después de un día de trabajo, cansado, se da cuenta de que echa de menos uno, sale a trabajar nuevamente para buscarlo y [lo encontró] lo lleva consigo, lo lleva sobre sus hombros ( cf. Lk15,4-5). Este es el buen pastor, este es Jesús, este es el que nos acompaña a todos en el viaje de la vida. Y esta idea del pastor, esta idea del rebaño y las ovejas, es una idea de Pascua. En la primera semana de Pascua, la Iglesia canta ese hermoso himno para los recién bautizados: “Estos son los nuevos corderos”, el himno que escuchamos al comienzo de la Misa. Es una idea de comunidad, de ternura, de bondad, de mansedumbre. Es la Iglesia la que quiere a Jesús, y Él protege a esta Iglesia.

Este domingo es un hermoso domingo, es un domingo de paz, es un domingo de ternura, de gentileza, porque nuestro Pastor nos cuida. “El Señor es mi pastor: no me falta nada” ( Sal 22.1)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here