La misión de una Iglesia sinodal es la evangelización

Esta sinodalidad no está desencarnada de la realidad que vivimos como sociedad

0
159

 “La sinodalidad nos ayuda a comprender mejor y valorizar mejor el pueblo de Dios y cuando decimos pueblo de Dios, somos todos”, dijo el Cardenal Mario Grech, secretario general del Sínodo de los Obispos, en la conferencia magistral que dio a los presbíteros sobre el caminar eclesial, ponencia que fue traducida del italiano por el Cardenal Óscar Andrés Rodríguez.

A los sacerdotes de la Arquidiócesis de Tegucigalpa que escucharon este mensaje y a todo el pueblo de Dios, el Cardenal Grech recordó que “Estáis insertos en esta misión. ¿Cuál es la finalidad de una Iglesia sinodal?, es la misión, la evangelización”. El purpurado es consiente que esta tarea no es fácil, al afirmar que “puedo imaginar las dificultades que encontráis”, es por esto que les recuerda que “una Iglesia sinodal y una comunidad sinodal, les van a dar esta potencialidad y yo no entiendo cuando hay algunos presbíteros, incluso algunos obispos, que temen al poder caminar juntos, ya que esto no les va a atacar su ministerio, es todo lo contrario, entre más nos hacemos sinodales, más será reforzada vuestra sinodalidad y más así la Iglesia encontrará la fuerza y el valor para seguir adelante”.

Sinodalidad

El Cardenal Grech insistió que “tenemos necesidad de detenernos y profundizar en la sinodalidad. Y esto es el motivo de este sínodo, es una reflexión eclesiológica, es una reflexión que nos lleva a volver a traer presente el Concilio Vaticano II, porque la sinodalidad es volver a visitar el Concilio Vaticano II”.

El prelado recordó que somos santo pueblo de Dios, quiere decir que participamos del sacerdocio de Jesús, el sacerdocio bautismal y el sacerdocio ministerial, que no son de la misma naturaleza, pero son complementarios. Es por ello, que explicó que “si participamos todos en el sacerdocio de Jesús, participamos en la misión profética y si somos profetas, porque el Espíritu Santo habita en todos nosotros”.

Escucha

En esta disertación, se despejaron dudas y, sobre todo, se profundizó en el proceso continental que está a punto de iniciar en el sínodo. “Si no escuchamos al pueblo de Dios, quiere decir que estamos cerrando los oídos al Espíritu Santo, es una pobreza, si limitamos la escucha y todas estas actitudes son una especie de elite dentro de la Iglesia”. El Cardenal Grech profundizó sobre el significado de la asamblea eclesial, nombre con el que los presidentes de las conferencias episcopales llamaron este proceso que se está viviendo. “Una asamblea eclesial es para escuchar a todo el pueblo santo de Dios y no solamente a los obispos y esto sin negar la importancia fundamental del ministerio del obispo”, detalló y agregó que se tiene que escuchar al pueblo de Dios, sobre todo, a los pobres.

Fieles

Según el cardenal de origen maltes, el segundo elemento de esta experiencia sinodal es recobrar el valor del sentido de los fieles. “Volvemos entonces a la Lumen Gentium que nos dice que el pueblo de Dios es infalible en materia de fe y de moral. Entonces cuando decimos pueblo de Dios, es todos juntos, todos los bautizados, obispos, sacerdotes, religiosos y laicos” detalló. Asimismo, explicó que en es importante llegar al consenso, palabra clave que surge del Concilio. “Esto me preocupa un poco, cuando no podemos llegar a este consenso, lo que podría significar que el Espíritu Santo, que es el protagonista del camino sinodal, esté ausente, porque como dicen los padres de la Iglesia, donde está el Espíritu, allí hay armonía”.

Entonces, cuando falta esta armonía, nos hace dudar de la presencia del Espíritu comentó y a su vez agregó que “tal vez necesitaremos más tiempo, pero si nosotros, todos juntos invocamos al Espíritu y tenemos la libertad de hablar con tanta humildad, podemos llegar a este consenso”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here