La Iglesia nativa de América siempre estuvo a favor de la Independencia

Los registros históricos así lo dan a conocer, ya que muchos sacerdotes fueron impulsores de los diversos movimientos de emancipación política

0
82

Al celebrar 200 años de la Independencia Patria, es meritorio conocer el papel de la Iglesia en este proceso. Según el historiador y Presbítero Juan Ángel López, es de vital importancia establecer el antes, durante y posterior de este hecho histórico.

Dominio

Antes de la firma del Acta de Independencia, se estaba sometido al dominio español y uno de los hechos que marcan un precedente es la firma del concordato del Rey Fernando VI, un documento que buscaba darle el poder a los reyes para controlar absolutamente todo.

La Iglesia se vio obligada a firmarlo y una de las determinaciones que se vivía es que únicamente podían ser nombrados obispos aquellos nacidos en España, conocidos como los peninsulares. “Con ese concordato, el rey pasaba a ser el que decidía quien iba a ser el obispo, el canónigo, incluso el párroco en algún lugar. Es así que todos los criollos, los hijos de españoles nacidos en América, no tenían opción a ningún cargo, en lo político, en lo religioso o sea en nada” detalla el Presbítero López. Esto provocará un malestar que se va acrecentando con otras acciones como la de Carlos III en 1767, que expulsa a los jesuitas de todos los reinos de España.

Apoyo

Es importante señalar que, durante ese tiempo, todos aquellos sacerdotes criollos, conocidos como nativos nacidos en América, van a estar en su mayoría, a favor de la independencia, pero los obispos no, porque ellos van a jurar obediencia al Rey por aquello del concordato de 1753, por lo que afirma el Padre Juan Ángel que “en toda la América hispana, en los movimientos previos a la independencia había sacerdotes detrás de todo esto. Aquí en Honduras había un grupo que fue liderado por los franciscanos”. En esa época es importante distinguir el denominado clero alto y clero bajo, que no delimitaba estatura sino rangos, clero alto para obispos y clero nativo de España y el bajo que incluía a los criollos, sin derecho a ser nombrados obispos.

Independencia

En la época, eran los sacerdotes los que tenían más cultura de la lectura, porque eran personas con mayor conocimiento. Es por ello, que muchos fueron artífices de este proceso independentista. En conjunto con la transición que le tocó vivir al Rey Carlos IV y su sucesor Fernando VII, se gestó en Centroamérica un movimiento llamado Junta Central de Gobierno que serviría para mandar en nombre del Rey. El sacerdote explica que, en ese momento, “piden a las provincias, a las superintendencias, a las intendencias que así se llamaba, que manden diputados, entonces por cada una de las organizaciones de Centroamérica, se mandó un diputado y de esos parlamentarios, cuatro eran sacerdotes”.

Ellos van a ser en el fondo, los que van a ir llevando el proceso hacia la independencia. Por eso, lo sacerdotes estarán incluso en la firma de lo que llamamos el Acta de la Independencia que al final era un documento de transacción. En la firma destacan dos sacerdotes, José Matías Delgado, de origen salvadoreño y Juan José de Aycinena y Piñol que, junto a su familia, fueron artífices centrales de este proceso independentista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here