La falta de afecto en los hijos repercute en su estado emocional

Dentro de las consecuencias, hay personas a las que se les hace difícil identificar los sentimientos, deficiencia en las habilidades sociales y carencia de autoestima

El día a día transcurre aparentemente con normalidad en los hogares, pero ¿Cómo afecta a los hijos el que no reciban una cuota de afecto de parte de sus padres? Para la Psicóloga Irma Almendarez, la falta de a afecto pasa factura emocional a los hijos ya que esto puede generar consecuencias muy negativas, no solo en la etapa que se encuentre. “Esto no solo se ve cuando son pequeños, sino que se vive en cada una de las etapas que como individuos van atravesando” dijo la especialista.

Por otra parte, la experta manifiesta que es importante que como padres se les brinde a los niños mucho cariño. “Sabemos que se comete el error de no tratar con el afecto que se merece a los hijos, pero es importante recalcar que hay consecuencias que si van a tener efecto” manifestó. El papel de los adultos es preponderante para crear un ambiente idóneo en el hogar, lleno de amor y de paz para llevar a que los hijos sean adultos emocionalmente sanos, porque de lo contrario, quedan siempre daños que les afectan.

“Dentro de las consecuencias que perjudican están: que se convierten en personas que se les hace difícil identificar los sentimientos” dijo Almendarez y agregó que “vamos a encontrar deficiencia en las habilidades sociales y carencia de autoestima. Si usted es mamá o papá debe de entender que no solo hay que suplir las necesidades, básicas sino también las afectivas” concluyó.

Reflejo

Para el psicólogo Asdrúbal Henríquez, la falta de afecto en los hijos se puede reflejar en su futura conducta. “Un niño que no recibe afecto, no da a afecto. Son agresivos con las personas, no respetan la autoridad de sus abuelos, tíos, ni a sus profesores” dijo. Por otra parte, el especialista asegura que “también muchos de estos jóvenes optan por formar parte de grupos antisociales y a veces llegan a tener intentos suicidas”.

Asdrúbal asegura que no se debe de esperar que un niño o joven en la escuela tenga éxito si no recibe el afecto correspondiente de los padres. “A veces la falta de cariño de los hijos se da por la ausencia de madurez de los padres y por tanto no tienen mucho que ofrecer a sus propios hijos” expresó Henríquez. El especialista concluye diciendo que “un hijo es un ser humano y tiene derecho a sentirse bien, a ser reconocido como tal y cada progenitor debe comportarse como corresponde. Los padres deben de tener contacto físico con ellos, acariciarlos, llevarles de la mano, de modo que se sientan satisfechos en sus necesidades”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here