Honduras conmemora la Semana del Migrante 2022, bajo luces y sombras

La realidad migratoria, sigue afectando de manera frontal la estabilidad de la familia en este país centroamericano, sin encontrar luces ante estas situaciones.

0
142

Honduras, desarrolla la denominada ‘’Semana del Migrante’’ en 2022, con muchas dudas y con preocupación, porque el fenómeno sigue vigente y con mayor fuerza; se llegó a pensar que con el nuevo gobierno, la salida irregular de compatriotas se detendría pero no fue así, las caravanas siguen surgiendo y a ello, se ha sumado que Honduras no solo exporte sino que reciba migrantes, de manera específica en la zona oriental del país, donde la Iglesia Católica ha tenido que dar la cara para solventar necesidades básicas de muchos hermanos de otros países que pasan por el nuestro. Aún con todo esto, sigue habiendo poca empatía hacia los migrantes, que más que números o estadísticas, son prójimos.


Actualidad

Lo que ocurre en Honduras referente a migración ha traído suma preocupación a la Iglesia Católica, institución que vela día a día porque se cumplan los derechos de tantos compatriotas que buscan mejores derroteros fuera de las fronteras patrias; ante esta situación recrudecida en los últimos años, somos un país muy activo en el tema migratorio, afirma Monseñor José Antonio Canales, obispo de Danlí y delegado episcopal para atender estos temas, quien aporta que “Sorpresivamente conmemoramos la Semana del Migrante desde otra perspectiva que no teníamos hace unos años y es el contingente cada
vez más numeroso de migrantes que cruzan el oriente del país provenientes de Nicaragua, Venezuela, Haití, Cuba y de otros países de Sudamérica, del continente africano y hasta de Asia”.

Monseñor Canales, ha palpado de manera activa la realidad migratoria cambiante en el país que luego de exportar a gran escala, ahora corresponde atender y recibir a migrantes aún con las limitaciones y faltas de voluntad de las autoridades; el obispo, sostiene que ha cambiado mucho el panorama y ahora nos toca ver de qué forma la Iglesia hondureña asume que nosotros también somos receptores, con una diferencia, que no llegan para quedarse, sino que van en tránsito a Estados Unidos.

Motivos

Son numerosas las razones por las que los hondureños abandonan su nación para buscar oportunidades; la hermana Nyzelle Dondé, coordinadora nacional de la Pastoral de Movilidad Humana (PMH), detalló que las personas emigran por necesidades económicas, pero son muchas las que tienen que abandonar el país huyendo de la violencia en busca de protección y refugio “Por estas razones, conmemoramos con entusiasmo la Semana del Migrante y Refugiado; esta iniciativa de esta pastoral activa de la Iglesia Católica en Honduras, motiva a que diferentes organizaciones incluso no afines al catolicismo pero con un sentido de humanidad grande, se involucren en las actividades de esta semana y en la contribución a lo largo del año, en favor de los migrantes y sus familiares”, apuntó la religiosa Dondé de origen brasileño, además expone
que, en estos tiempos en que siguen saliendo miles de hondureños hacia otros países y que ha aumentado el tránsito por el territorio nacional de personas de Asía, África, Haití, Venezuela, Cuba y de otras nacionalidades, para construir una sociedad más digna para todos, “se deben fortalecer la confianza y la esperanza, son dos virtudes que como Iglesia debe estar dentro de nuestras posturas y también en los propios migrantes y sus familiares”. El tema migratorio es sin duda un reto de gran magnitud, que afecta a todos indistintamente, mencionó la hermana Nyzelle, observando con ojos de esperanza, pero sabiendo lo duro de la situación migratoria en Honduras y en la región.

Realidad

La pandemia delCovid-19, aún vigente en el país, sumada a la desigualdad reinante, han detonado que la migración, sea la solución más frecuentada por hondureños en aprietos; para la hermana Ligia Ruíz, misionera escalabriniana de la PMH en la
Arquidiócesis de Tegucigalpa, “Honduras sigue siendo uno de los países que más han generado migración, principalmente de manera forzada, alcanzando cifras equiparables a la migración que se produce en países con conflictos armados”, declaraciones que son preocupantes y que deben crear conciencia entre la población. La religiosa escalabriniana, también expone que “la impunidad, y corrupción en entes del estado, produce en la población la falta de confianza en las autoridades y, por ende, desesperanza”, realidades que orillan a emigrar de su tierra.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here