“El Señor nos pide orden en nuestra vida y asumir la cruz”

La Eucaristía en la Basílica Nuestra Señora de Suyapa hoy fue oficiada por el padre Rodolfo Varela, en su homilía manifestó que Dios es un Dios de orden y lo podemos ver a lo largo de todas las escrituras desde el comienzo, la creación del mundo, que está narrada de manera secuencial y ordenada.

El padre dijo que cuando el arca de Noé, “si ustedes leen el relato las  instrucciones que Dios le da a Noé, también están en orden; si nos vamos al libro de Números, cuando el pueblo de Israel va camino a la tierra prometida, Dios pide a Moisés que el pueblo de Israel se ordene y se haga un censo porque Dios es un Dios de orden, Dios pide orden en nuestra vida”.

Entonces sostuvo lo primero que nos está diciendo el Señor hoy en su Evangelio es ordenar, ordenar nuestra vida, ordenar nuestras prioridades, si alguno quiere ser discípulo del Señor, hay que poner al Señor delante de su padre, de su esposa, de sus hijos, de sus hermanos de sus hermanas aún de sí mismos.

Ordenar nuestra vida, “cuáles son nuestras prioridades, ¿quién está en primer lugar Dios o tenemos otras cosas en primer lugar en nuestra vida? Hay que ordenar el lugar de cada quien en nuestra vida y en primer lugar indiscutiblemente tiene que estar Dios, no mamá no papá, no hermanos, no esposo, no esposa, no hijos, no uno mismo, es Dios el que tiene que estar en primer lugar”.

El sacerdote manifestó que también el Señor, “nos invita a asumir la cruz, nosotros podemos decir que tenemos a Dios en primer lugar, pero no queremos cargar con la cruz y solo queremos la parte bonita del discipulado, como los discípulos en un momento se engañaron y pensaron que estar con el Maestro era todo bonito, era todo color de rosa”.

Los discípulos se asustan tienen miedo huyen al momento de la crucifixión, Jesús dice “el que quiere ser mi discípulo que cargue con su cruz y me siga” hay que asumir nuestra cruz, identificar esa cruz y asumirla,porque cargarla es parte de ser cristiano.

Y en tercer lugar el Señor “nos invita a renunciar, así pues cualquiera de ustedes que no renuncie a todos sus bienes no puede ser mi discípulo, hay que renunciar a todo aquello que nos impida cargar la cruz, hay que renunciar a aquello que nos impida poner a Dios en primer lugar, hay que renunciar a aquello que nos impida ordenar nuestra vida y asumir nuestra cruz”.

El Señor hoy nos está invitando a ordenar nuestra vida, asumir nuestra cruz y renunciar aquello que nos impida hacer estas dos cosas, que el Señor nos guíe y nos acompañe en este caminar.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here