Don, tesoro y desafío: la vocación religiosa femenina fortalece el caminar eclesial

Muchas mujeres que asumen su sí al Señor, se convierten en guías para el pastoreo de la grey más alejada

0
68

A pesar de que la Iglesia dedica un domingo y semana a la figura del Buen Pastor, es necesario resaltar lo que significan para la promoción de la fe, tantas mujeres que consagran su vida para el servicio. Desde aquellas que dan su vida por la salud, educación o se dedican a la atención de migrantes entre otras realidades, la presencia femenina en el catolicismo fortalece la comunión y encamina en la igualdad la fe de los pueblos.

Riqueza

El tesoro, la vida consagrada femenina, tiene un significado importante para la Iglesia, por ello, la hermana Guadalupe Rojas, Religiosa de MARILAM piensa que “Somos la fuerza misionera y evangelizadora en la Iglesia, en distintas expresiones de apostolado, muchas veces se nos había visto sin la inclusión para aportar hacia nuevos derroteros en el devenir de la sociedad y la Iglesia”. Esta misionera con más de veinticinco años del sí, expone además que “la vida consagrada femenina está llamada a ser esperanza profética que grita a la humanidad sobre su capacidad de amar, de darse a los demás, sin exclusividad ni reservas”.

Desafíos

Con todos los esfuerzos para incluir a la mujer en los diferentes pasos determinantes, aún hay mucho trabajo por hacer. La hermana Marcela Cruz, religiosa de Cristo Maestro con misión en la Colonia Nueva Capital, es del criterio que “Faltan muchos aspectos que afrontar para que la vocación femenina se fortalezca, lo primero es cambiar la percepción de la mujer en la Iglesia”. La hermana Marcela opina que falta mucho camino por hacer y que la labor eclesial debe siempre llevar el toque femenino.

1 Valorar

La mujer siempre ha tenido un valor preponderante en la Iglesia, mismo que se potencia en aquellas que se consagran para siempre. El catolicismo debe dar realce a lo que la vida religiosa femenina brinda para el crecimiento de las comunidades.

2 Apoyo

Con lo que aportan las mujeres consagradas a la Iglesia, se debe brindar un respaldo en las acciones que ellas emprenden, apoyar sobremanera cada iniciativa que se dispone, certificando que la mujer además de su orden, es pionera en muchas cosas.

3 Incluir

La tarea de inclusión de la mujer en los espacios de decisión, es algo que se va tejiendo en la Iglesia y que poco a poco denota voluntad. El Papa Francisco ha sido gran motivador para que esto ocurra y da ejemplo de lo que cada cristiano debe hacer ante ello.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here