Cuidar las vocaciones, es tarea de todos

Este próximo fin de semana se conmemora el Domingo del Buen Pastor, una fiesta en medio de la Pascua que ayuda a profundizar en el llamado del Señor para servir al pueblo de Dios. Para preparar esta fiesta, se realiza una semana de oración por las vocaciones. Edgardo Santos, junto con su esposa coordinan la Pastoral Vocacional de Honduras y hacen este llamado.

Es importante cuidar las vocaciones que se van gestando. En el discernimiento, algunos dejan este camino porque son influenciados y tentados a dejar la vocación.

El seminarista Abraham Gálvez hace una relación de como se va configurando la vocación y los peligros que existen al querer frustrar el camino de aquellos que Dios ha escogido para sí. El hace este comentario: “El proceso de formación sacerdotal o religiosa es equiparable a un embarazo, ya que así como el feto necesita nueve meses para gestarse y luego poder salir al mundo. De la misma manera, un sacerdote se tarda entre ocho y nueve años para cumplir su proceso formativo, lo mismo que un religioso, una religiosa o dependiendo de las reglas de su propia congregación, por lo tanto, frustrar una vocación de manera deliberada, es tanto como un aborto, porque en este caso es abortar a un futuro servidor de la Iglesia, lo cual es un crimen abominable. Cosa muy distinta si en el proceso debido, los formadores comprueban que el candidato no es idóneo para el ministerio sacerdotal, entonces con toda libertad debe decírsele que por allí no es su camino.  Lo cual en este caso, sería como un aborto espontáneo, es decir algo que se dio porque tenía que darse. Pero cuando hay personas que quieren interferir, eso sí sería como un aborto provocado y si las personas que hacen eso y desgraciadamente no pocas veces es la misma familia que quiere ser piedra de tropiezo del candidato, supieran lo que están haciendo, que se convierten en instrumentos de Satanás, lo pensarían antes de hacerlo y pedirían perdón a Dios, por lo tanto, sino vamos a apoyar una vocación, por lo menos no la estorbemos”. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here