Con la pandemia los dolores de María Santísima están presente en el día a día

Los sufrimientos de la Virgen declaran que para la gloria se tiene que padecer

0
61

La tradición de la Iglesia, desde el siglo XI, propone siete episodios en los que la Virgen María denota que se preocupó por su hijo Jesús, los cuales van desde su nacimiento hasta su muerte en la cruz, dolores que se pueden palpar en las diferentes situaciones que hombres y mujeres atraviesan acentuadas con la pandemia.

Relación

Aunque se adjudican a sentimientos de la Sierva de Dios, el Padre Héctor López, Párroco de la comunidad Madre Dolorosa, afirma que “Son los dolores de un ser humano que es mujer y madre, porque en ellos podemos sentirnos identificados todos, mucho más con la realidad actual donde abunda el sufrimiento y la desesperanza. Lastimosamente todo es mala noticia”.

La advocación de la Virgen de Dolores, es claramente identificada por la pasión de Jesús, así lo refuerza el Presbítero López, al mencionar que “su dolor no es un fin que destruye, es un medio que construye santidad y salvación”. Los dolores de la Reina de la Iglesia son tan actuales que, con la pandemia, se pueden percibir y relacionar de manera más clara con lo vivido en tiempos de Jesús, teniendo en cuenta que es un sufrimiento con esperanza.

Enseñanza

Lo vivido por María en la vida de Jesús, es lo que tantas madres deben afrontar con sus hijos asesinados o muertos por el virus. Esta es una realidad en la que la Santísima Virgen es modelo fiel. Jennifer Coello, devota de Nuestra Señora de Los Dolores, afirma que “Nos enseña a tener la fortaleza ante los sufrimientos de nuestra vida, ya que ella pasó por el más grande dolor de ver a su hijo en agonía de muerte, en una cruz clavado de pies y manos”.

La Madre de Jesús y sus dolores, son modelos de seguimiento y entrega, continuó diciendo Coello, mencionando que “ella lo siguió hasta el momento de su muerte, mostrándonos que a través de la oración obtenemos esa fortaleza que tuvo”. El Presbítero Héctor López, también califica esta enseñanza como “un sufrir con paciencia para construir un futuro mejor, sobre todo en la vida eterna”.

1 En la Niñez

Los primeros 3 dolores de María ocurren en la infancia de Jesús. La profecía de Simeón que habla de que una espada atravesará su corazón, la huida a Egipto como familia migrante y la pérdida del Señor en el templo.

2 Camino de Cruz

El caminar hacia el Gólgota, también aporta dos dolores más: el encuentro de una madre con su hijo condenado, hasta ver la ejecución de la injusticia. Muchas mujeres también en la actualidad son testigos de algo similar.

3 Muerte

Los últimos dolores de la Virgen, son parte de la muerte. Recibir a su hijo crucificado y yacente para sepultarle, provocando en ella la soledad de María, ejemplifican de manera clara el dolor de una madre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here