Ante el racismo, recordemos que el prójimo no se define por color

El Padre Juan Antonio Hernández Vicario de la Basílica Nuestra Señora de Suyapa,  manifestó este viernes 19 de junio en la homilía que celebrar la solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús, es celebrar, que la actividad principal de Dios es amar, no hay otra actividad en Dios que sea el amar.

El presbítero sostuvo que “todos conocemos que el corazón tiene dos actividades, desde un análisis cardiológico o biológico, y una actividad la sístole y la otra la diástole, pues ubiquemos también estas actividades del corazón en la vida, la sístole, es la actividad que permite la salida de la sangre para que llegue a otras zonas del cuerpo, y si vemos también es una actividad del corazón de Dios, es Dios que sale de sí mismo”.

Además señaló que “desde un análisis cardiológico o biológico, estas dos actividades, pues ubiquemos también estas actividades del corazón en la vida, la sístole, es la actividad que permite la salida de la sangre para que llegue a otras zonas del cuerpo, y si vemos también es una actividad del corazón de Dios, es Dios que sale de sí mismo”.

El sacerdote dijo “tenemos que erradicar el afán de la utilidad para ver en el rostro del otro, un rostro humano y que nuestro corazón mire realmente con amor primera actividad el salir la sístole, pero también la otra actividad, la diástole, que es la que permite la entrada y la relajación de la misma sangre, es la entrada del otro a mí”.

En la lectura de la carta a Juan, “no hay amor, sino es posibilidad de que el otro exista también el amor solo existe cuando existe otro, es decir que la manera autentica de amar es que existe el prójimo y que exista otro por las mismas condiciones concluyó.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here