Algunos santos también lucharon contra la depresión

Parecería incierto que estos grandes santos hayan vivido alguna patología que les alejara de la concepción de vida perfecta que muchas veces creemos que tenían.

0
602

Según la Organización Mundial de la Salud, la depresión es una enfermedad común pero grave que interfiere con la vida diaria, con la capacidad para trabajar, dormir, estudiar, comer y disfrutar de la vida. La depresión es causada por una combinación de factores genéticos, biológicos, ambientales y psicológicos.

En aquel entonces, seguramente esta condición de salud no era conocida propiamente como depresión, pues únicamente eran identificados los profundos y pasivos síntomas que los llevaba a un estado muchas veces de desolación.

La depresión puede ser incluso parte de la aridez espiritual que san Juan de la Cruz describe como “la noche oscura” y que otros grandes santos vivieron también.

Entre los santos que aparentemente vivieron esta condición se encuentran:

  • Santa Teresa de Calcuta

Fundadora de las Hermanas Misioneras de la Caridad, conocida en todos los rincones del mundo, profundamente admirada y respetada, con una vida ejemplar entregada por completo a los más necesitados, la Madre Teresa de Calcuta sufrió durante gran parte de su vida “una soledad tan profunda en mi corazón que no lo puedo expresar”

  • San Ignacio de Loyola

Después de su conversión vivió un tiempo de desconsuelo, inseguridad y desmotivación para perseverar en todo. Se dice que, incluso pensó en quitarse la vida. A partir de esta experiencia, comprendió que Dios se vale se todo evento para que nos acerquemos a Él.

  • Santa Teresa de Lisieux

Cuando era niña, pasó 49 días en cama, luchando contra un padecimiento que según los síntomas, en la actualidad es conocida como depresión. Era una situación de angustia y desánimo que ella definía como “Una lucha violenta e inexplicable” Logró superarla con la ayuda de la Virgen María.

  • San Juan María Vianney

Uno de los santos más admirables de la Iglesia Universal, modelo ejemplar de sacerdote. A pesar de todas las virtudes que poseía, vivió durante toda su vida una profunda insatisfacción personal que le confiaba siempre a Dios.

  • Santa Edith Stein

Debido a la crueldad que atravesó desde su niñez por su origen como mujer judía, llegó incluso a manifestar que se encontraba en una desesperación y que en ocasiones, al atravesar la calle deseaba ser atropellada y salir sin vida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here