A un año de la pandemia se debe recuperar el valor de la Eucaristía

Debido a la crisis sanitaria los feligreses incrementaron su deseo de participar del Banquete del Señor de forma presencial, aunque para muchos ha perdido algo de sentido tras vivir la Misa de forma virtual por tanto tiempo

El Sacramento del Altar en el que se hace presente Jesucristo de modo verdadero, real y sustancial con su cuerpo, sangre, alma y divinidad, representa para todo cristiano el alimento esencial de vida, pero la presencia del COVID-19, ha ocasionado que muchos se alejen por miedo de llevar el virus a sus hogares. En un inicio los templos tuvieron que cerrar y adaptar la vida parroquial a la modalidad virtual para llegar a todos sus feligreses.

Sin embargo, a un año de la crisis sanitaria, el valor de la Eucaristía se ha intensificado en algunas personas porque el deseo de comulgar presencialmente incrementó, pero en otras, la Santa Misa desapareció de sus prioridades. El Padre Alberto Enamorado, vicario de la Parroquia Cristo Resucitado, dice que “Una parte de los feligreses valoran más la Eucaristía en el sentido que la lejanía del sacramento les hizo recapacitar en la necesidad del mismo y le han dado el lugar que merece”.

También agrega que “por otro lado hay algunos debido a la crisis sanitaria los feligreses incrementaron su deseo de participar del Banquete del Señor de forma presencial, aunque para muchos ha perdido algo de sentido tras vivir la Misa de forma virtual por tanto tiempo que, pudiendo congregarse, no lo hacen y ven en la pandemia una justificación para dejar de lado este sustento, lo que los hace entrar en un estado de relajamiento o acomodamiento de su fe”.

Sentido

El presbítero también afirma que “para valorar la Eucaristía debe ser formada en primer lugar, la conciencia del cristiano, haciéndole entender en que es un sacramento esencial en la vida de la fe, es el alimento que ayuda, conforta y sustenta en el camino”.

Finalizó expresando que “esta convicción de vida orienta a buscar siempre el bien común, por tanto, arraiga el sentido de responsabilidad que lleva a cumplir con las medidas de bioseguridad establecidas para que la feligresía pueda congregarse con sus comunidades”. Es importante mencionar que parte de los fieles sustituyeron la Eucaristía con otro tipo de actividades debido a que desvalorizan la oportunidad de vivirla de forma virtual, porque consideran que nunca es lo mismo, lo que los lleva a enfriarse y distanciarse de sus comunidades. Afectados Cabe destacar que, con las restricciones sanitarias, las personas de la tercera edad fueron las más afectados, ya que, por estar entre el grupo de los más vulnerables ante el virus, deben de cumplir las restricciones para salvaguardar su vida.

La catequesis para niños y jóvenes, también se ha tenido que suspender de forma presencial, por el alto riesgo que esto implica. Jeannette López, ministra extraordinaria de la Comunión, compartió que “El papel que los párrocos desempeñan es esencial ya que son quienes acompañan a los feligreses y les ayudan a sobrellevar la necesidad de tomar el Cuerpo y Sangre de Cristo. Además, son quienes se han reinventado y adaptado a las plataformas para poder acercar a los fieles en las actividades de las parroquias”.

1 Comunión

La Eucaristía es el sustento esencial para el alma de todos los católicos, ya que es Cristo mismo que baja del cielo y se hace presente.

2 Oración

Perseverar en la oración y por medio de ella repetir las palabras de San Juan “Creo Señor, pero aumenta nuestra fe”.

3 Gracia

Se debe de buscar que la realidad se convierta en una oportunidad para acrecentar nuestra fe, ya que aún en la adversidad que se vive, todo es gracia de Dios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here