“Yo alabo a Dios por lo que Él hace en mi vida”

0
246

 

La Misa en  la Basílica Nuestra Señora de Suyapa este martes 22 de diciembre fue oficiada por el padre Rodolfo Varela en su homilía dijo, que mejor forma de cerrar el comienzo de dos historias que con una oración, lo que acabamos de escuchar el Magníficat de la Virgen María.

El padre Rodolfo manifestó que es el cierre de dos comienzos de historia, de Juan Bautista y de Jesús y en estas dos historias escuchamos varios paralelos ambos son anunciados por un ángel, en ambas anunciaciones hay una cuestión la de Zacarías y la de María,

“Ambos preguntan la diferencia está en la actitud, Zacarías pregunta con incredulidad, María pregunta para comprender, Zacarías al preguntar  por incredulidad queda mudo esto nos recuerda también a la anunciación de Abraham en el Antiguo Testamento con Sara cuando iba a concebir a Isaac”.

Asimismo expresó “es como vemos también que en el Nuevo Testamento es una superación del Antiguo Testamento, lo mismo el salmo que meditábamos, el cantico de Ana la mamá del profeta Samuel, que es muy similar al magníficat que acabamos de escuchar de la Virgen María y esta oración nos da clave de como nosotros podemos orar al cierre de algún proceso, al cierre de algún proyecto”.

En primer lugar lo que hace la Virgen María, sostuvo  “Mi alma glorifica al Señor” otra traducción “Proclama mi  alma la grandeza del Señor”  cuando alguien dice es que yo no sé orar hay que tomar ejemplo entonces de los personajes orantes de la Biblia.

Lo primero que hace la Virgen en oración es reconocer a Dios tal cual es, eso es lo que nosotros llamamos adoración a Dios se le adora por lo que es “Proclama mi alma la grandeza del Señor”  Dios es grande, Dios es misericordioso que lo dice más adelante, Dios es bueno Dios es fiel nosotros en adoración adoramos a Dios por lo que es agregó

Continua diciendo “Y mi espíritu se llana de júbilo en Dios mi salvador, porque puso sus ojos en la humildad de su esclava”  ahora María alaba a Dios por lo que hace en su vida la alabanza consiste en esto que es muy similar a la acción de gracias, yo alabo a Dios por lo que hace en mi vida, yo adoro a Dios por lo que él es, alabo a Dios por lo que él hace en mi vida.

Y después la Virgen también habla por lo que Dios hace por los demás, “el hace sentir el poder de su brazo, dispersa a los de corazón altanero, destrona a las potestades y exalta a los humildes, a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos, esa es la oración que hacemos a diario en las vísperas”.

El sacerdote señaló que se trata también de orar no solo por mí, sino también por los demás, o sea para dar gracias por lo que reciben los demás sea para interceder en favor de los demás, así que aquí tenemos tres claves sencillas de oración cuando nosotros nos presentemos delante del Señor.

“Primero adorar a Dios por quien es él, segundo alabar a Dios por lo que hace en mí, tercero orar por los demás dando gracias por sus bienes o intercediendo por ellos, sigamos el ejemplo de la Virgen María al entrar en oración” concluyó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here