Un sacerdote millenial que busca impregnar el mundo de Dios

El Padre Nery Gómez está asignado a la Catedral y al Obispado en Copán donde presta su servicio pastoral

En el libro del profeta Jeremías hay una frase que se repite constantemente: “Recibí esta palabra del Señor”. Dios habla a través de su Palabra de maneras tan diversas, pero que al fin y al cabo va construyendo una única historia de salvación. La vida de este profeta, afirma el Presbítero Nery Gómez, ilumina su llamado vocacional. Consagrado Es originario de Lepaera, Lempira y confiesa que su vocación nace en el seno familiar.

Es el mayor de ocho hermanos y al momento de su nacimiento tuvo algunas complicaciones, por lo que su madre se lo ofreció a Dios para que lo salvara y se consagrara a Él y Dios le tomó la palabra. Desde niño siempre le llamó la atención el trabajo que realizaban los sacerdotes en su parroquia y esto fue motivándolo para querer entregar su vida al Señor. Según narra, en su familia dos tíos habían intentado ser sacerdotes, pero no concluyeron la formación.

Estudios

Tras concluir sus estudios básicos en su pueblo natal, tiene el deseo de proseguir su formación en Santa Rosa de Copán, pero surge un proyecto vocacional que incluía estudios en La Esperanza, Intibucá, por lo que toma ese rumbo para seguir con el anhelo que crecía en su corazón: ser sacerdote. Al concluir este proceso a muy temprana edad ingresa al Seminario Mayor y se destaca en sus estudios de Filosofía. Prueba Al finalizar la primera etapa de sus estudios eclesiásticos, le surgen ciertas dudas en su camino, por lo que para discernir si este es la voluntad de Dios para su vida, se retira del seminario para purificar sus ideas.

Tenía pensado tomarse uno o dos años para este proceso que al final se convirtieron en cinco años. Durante ese tiempo trabajó en un medio de comunicación local, especializándose en este ámbito, pero siempre pensando en la evangelización. Al final de esos años decide volver, es evaluado y logra su reintegro para concluir con sus estudios de Teología.

Ministerio

Durante su proceso compartió mucho en la parroquia de La Esperanza, Intibucá y al finalizar la formación, su ministerio se ha centrado en la ciudad de Santa Rosa de Copán. Actualmente es colaborador en la Catedral Santa Rosa de Lima y en el obispado. Es un sacerdote millenial que incursiona en las redes sociales para llevar el Evangelio a estos nuevos areópagos.

Conozca al Padre Nery Adalberto Gómez

Es oriundo de Lepaera, Lempira. En el 2006 ingresó al Seminario Mayor Nuestra Señora de Suyapa. Se retiró en el 2009 al concluir la Filosofía. Reingresó en el 2015 para la formación Teológica, que culminó en 2018. El 18 de mayo de 2019 fue ordenado como Diácono en Catedral Santa Rosa de Lima y el 7 de diciembre de ese año fue ordenado sacerdote. Está asignado como vicario en la Catedral.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here