Santa Edith Stein: la santa que encontró a Dios por la filosofía.

0
1488

Una de las santas más queridas del carmelo, es Santa Teresa Benedicta de la Cruz o Santa Edith Stein, quien nació el 12 de octubre de 1891 en el seno de una familia judía en Breslau (actual Polonia), donde con la guía de su madre en la fe y se le transmitieron valores que a lo largo de su vida promulgó.

La profundidad de sus pensamientos y el sentido de la vida, se siente atraída por la historia, filosofía y germanística, que estudió durante los años universitarios en su ciudad natal.

Edith, vivió en carne propia la primera guerra mundial al enlistarse como enfermera de la Cruz Roja, allí experimenta el misterio del dolor y la muerte de manera palpable, llevándola a asumir como propios los sufrimientos de los hombres.

Influencia
Dos hechos la conmoverán profundamente y serán determinantes para dar el paso a la fe en Cristo: la actitud de serenidad frente a la muerte que apreció en la esposa de Reinach, caído en combate;  y la lectura de la Vida de Santa Teresa de Jesús en casa de su amiga H. Conrad-Martius.

Luego de varios intentos y ante la negativa de su madre, ingresa el 14 de octubre de 1933 en el Carmelo de Polonia, donde permaneció hasta el 31 de diciembre de 1938, fecha en que se traslada al Carmelo de Echt (Holanda), por la asfixiante persecución contra los judíos y católicos de Alemania. Asumió la “ciencia de la cruz” hasta sus últimas consecuencias; entró en la “Vida” el 9 de agosto de 1942 en Auschwitz-Birkenau.

Fue beatificada por San Juan Pablo II en 1987 y canonizada por el mismo pontífice en 1998, además de haber sido nombrada como co-patrona de Europa.

Oración a Santa Edith Stein
Señor, Dios de nuestros padres, 
Tú condujiste a Santa Edith Stein
a la plenitud de la ciencia de la Cruz
al momento de su martirio. 

Llénanos con el mismo conocimiento; 
y, por su intercesión, 
permítenos siempre seguir en búsqueda de ti,
que eres la suprema Verdad, 
y permanecer fieles hasta la muerte
a la alianza de amor ratificada
por la sangre de tu Hijo 
por la salvación de todos los hombres y mujeres. 

Te lo pedimos por nuestro Señor,  ¡Amén!

El fraile carmelita Luis Martínez, provincial de la Orden de Carmelitas Descalzos de América Central, resume la vida y obra de Santa Teresa Benedicta.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí