Sacramento del orden, un llamado de Dios. 

0
110

Los sacramentos son signos sensibles, es decir, palabras y acciones eficaces que nos transmiten la Gracia santificante. El primero de los sacramentos de servicio a la comunidad que hay en la Iglesia es el del Orden. Aquí te presentamos siete puntos que nos da el catecismo de la Iglesia respecto a este sacramento: 

  1. El Orden es el sacramento gracias al cual la misión confiada por Cristo a sus Apóstoles sigue siendo ejercida en la Iglesia hasta el fin de los tiempos: es, pues, el sacramento del ministerio apostólico. 
  1. Comprende tres grados: el episcopado, el presbiterado y el diaconado. 
  1. El sacerdocio ministerial difiere esencialmente del sacerdocio común de los fieles porque confiere un poder sagrado para el servicio de los fieles. 
  1. Los ministros ordenados ejercen su servicio en el pueblo de Dios mediante la enseñanza (munus docendi), el culto divino (munus liturgicum) y por el gobierno pastoral (munus regendi). 
  1. El sacramento del Orden es conferido por la imposición de las manos seguida de una oración consecratoria solemne que pide a Dios para el ordenando las gracias del Espíritu Santo requeridas para su ministerio. 
  1. La Iglesia confiere el sacramento del Orden únicamente a varones (viri) bautizados, cuyas aptitudes para el ejercicio del ministerio han sido debidamente reconocidas. 
  1. En la Iglesia latina, el sacramento del Orden para el presbiterado sólo es conferido ordinariamente a candidatos que están dispuestos a abrazar libremente el celibato y que manifiestan públicamente su voluntad de guardarlo por amor del Reino de Dios y el servicio de los hombres. 

Los sacramentos son signos sensibles, es decir, palabras y acciones eficaces que nos transmiten la Gracia santificante. El primero de los sacramentos de servicio a la comunidad que hay en la Iglesia es el del Orden. Aquí te presentamos siete puntos que nos da el catecismo de la Iglesia respecto a este sacramento: 

  1. El Orden es el sacramento gracias al cual la misión confiada por Cristo a sus Apóstoles sigue siendo ejercida en la Iglesia hasta el fin de los tiempos: es, pues, el sacramento del ministerio apostólico. 
  1. Comprende tres grados: el episcopado, el presbiterado y el diaconado. 
  1. El sacerdocio ministerial difiere esencialmente del sacerdocio común de los fieles porque confiere un poder sagrado para el servicio de los fieles. 
  1. Los ministros ordenados ejercen su servicio en el pueblo de Dios mediante la enseñanza (munus docendi), el culto divino (munus liturgicum) y por el gobierno pastoral (munus regendi). 
  1. El sacramento del Orden es conferido por la imposición de las manos seguida de una oración consecratoria solemne que pide a Dios para el ordenando las gracias del Espíritu Santo requeridas para su ministerio. 
  1. La Iglesia confiere el sacramento del Orden únicamente a varones (viri) bautizados, cuyas aptitudes para el ejercicio del ministerio han sido debidamente reconocidas. 
  1. En la Iglesia latina, el sacramento del Orden para el presbiterado sólo es conferido ordinariamente a candidatos que están dispuestos a abrazar libremente el celibato y que manifiestan públicamente su voluntad de guardarlo por amor del Reino de Dios y el servicio de los hombres. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here