¿Quiénes pueden ser Padres y Doctores de la Iglesia?

0
207

Escrito por Dixie Ballesteros

Al hablar de Padres de la Iglesia nos referimos a aquellos considerados a sí mismos como los sucesores inmediatos de los apóstoles en el depósito de la fe, los artífices de la evangelización. Aquellos hombres que pusieron fundamento en la vida, ser y pensar de la Iglesia, son quienes han engendrado la fe a todas las generaciones futuras de creyentes, un Padre de la Iglesia es aquel que hasta el día de hoy nos transmiten y clarifican la Tradición que viene de los apóstoles.

Los Padres ocupan un puesto importante en la tradición para que la construcción sea sólida. A ellos debemos la precisión doctrinal derivada de toda la revelación: definieron doctrinas, crearon términos a partir de los cuales hicieron teología, establecieron los cimientos con los que ahora la fe es transmitida y comprendida.

La Sagrada Tradición se mantiene viva gracias a la labor de estos hombres, ellos son referencia a nivel de pensamiento, moral, fe y doctrina; forjaron los fundamentos necesarios para formar la disciplina eclesiástica. Ahora, nos ofrecen una riqueza cultural, apostólica y espiritual. A partir del estudio de los Padres de la Iglesia se logra interpretar rectamente la fe.

Bajo la asistencia del Espíritu Santo, los Padres son autoridad y base de la tradición viva de la Iglesia. Para poder hablar de alguien como Padre de la Iglesia, debe reunir ciertos criterios: Primero, se debe tener en claro que a un Padre de la Iglesia lo ubicamos en la antigüedad cristiana, es decir, hasta el siglo VI. En Occidente hasta San Isidoro de Sevilla (636) y en Oriente hasta San Juan Damasceno (749). Es por ello que Santo Tomás no es considerado Padre de la Iglesia al no cumplir esta condición.

Segundo, son testigos inminentes de la fe, por lo que su doctrina debe ser ortodoxa. Además, son testigos calificados, hombres a imitar, su vida debe ser de santidad. Por último, deben contar con el reconocimiento y la aprobación de la Santa Madre Iglesia. Cabe destacar que existen otros hombres que no reúnen en su totalidad estas características, pero que están en relación a ellas, a estos se les llama Escritores eclesiásticos, entre ellos podemos mencionar a Orígenes y Tertuliano.

Por otro lado, identificamos a los Doctores de la Iglesia son personas inminentes en su enseñanza, tal que su instrucción impacta y trasciende en el tiempo. Su doctrina ilumina la vida y fe de la Iglesia. La Iglesia los declara explícitamente, son reconocidos gracias a que su doctrina sobresale entre las otras. San Ambrosio, Santo Tomás, Santa Teresa de Lisieux entre otros, son considerados doctores de la Iglesia.

Los padres de la Iglesia ya están definidos, sin embargo, las puertas están abiertas para nuevos Doctores de la Iglesia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here