Parroquias retoman parcialmente sus reuniones presenciales

A más de un año de pandemia, muchos grupos o movimientos han considerado oportuno volver a encontrarse físicamente, ya que durante este tiempo se han mantenido de forma virtual

La pandemia por COVID-19 le dio un giro absoluto a la realidad que se vivía. Muchos rubros fueron obligados a cerrar sucursales o agencias y la Iglesia no fue la excepción. Se cerraron las puertas de los templos de manera absoluta durante algunos meses, esto para resguardar la vida de los feligreses ante tan grande exposición. Con el pasar del tiempo, paulatinamente se abrieron de nuevo establecimientos comerciales con el fin de introducirnos a la “nueva normalidad”, sin embargo, las Iglesias seguían cerradas.

Fue hasta después de la primera mitad del 2020 que con mucha alegría los templos se reabrieron para todos los fieles. El Padre Juan Ángel López, párroco de la comunidad Sagrado Corazón de Jesús en Tegucigalpa comenta que “En cuanto se abrieron las puertas, los fieles volvieron y han estado perseverantes y poco a poco ha ido subiendo el número, se nota un amor grande y el deseo de hacer Horas Santas, visitas al Santísimo, pero es un número de fieles que están formados gracias a Dios”.

Reuniones

El siguiente paso, además de las celebraciones populares, es poder realizar las reuniones presenciales de los diferentes grupos y movimientos que hay en las parroquias. Es por ello, que el Padre Juan Ángel recomienda ciertas alternativas al momento de considerar volver a las asambleas grupales. “Hay que hacerles ver a los fieles que las medidas de bioseguridad funcionan cuando se cumplen al pie de la letra, proponer horarios extendidos para celebraciones eucarísticas, Horas Santas, confesiones, encuentros, entre otros” dijo.

Se piensa también realizar las reuniones según las diferentes pastorales que existen, por ejemplo la catequesis de los niños, jóvenes, adultos mayores, en cantidades de personas reducidas, considerando siempre hacerlo en espacios abiertos para evitar la exposición ante la fuerte carga viral. “Es posible lograrlo si se es creativo y se respetan las disposiciones” agregó el presbítero.

Experiencias

David Henríquez, miembro de la Legión de María de la Parroquia San Juan Bautista de la colonia Kennedy, comparte que la experiencia en su comunidad hasta el momento ha sido buena. “Las juntas semanales las continuamos realizando de manera virtual. Hemos realizado un retiro de solo un día a inicio de año de forma presencial, acatando las medidas de bioseguridad y también hemos atendido algunas actividades de forma presencial bajo la dirección de nuestro párroco según las necesidades de la comunidad, esperamos ansiosos volver a reunirnos, ya estamos en conversaciones para hacerlo pronto” dijo Henríquez.

Existe una alta probabilidad de que periódicamente se pueda retornar a los encuentros presenciales, siempre y cuando prevalezca la prudencia por parte de los fieles. No puede obviarse la realidad que se vive, porque para la Iglesia la prioridad siempre será buscar el bien común.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here