“Nuestro deber como cristianos es orar para la conversión de los corruptos”

La exigencia de ser cristiano no es nada fácil, es algo que cuesta y es que así es todo en la vida, manifestó hoy 16 de junio el padre Rodolfo Varela en la homilía en la Basílica de Nuestra Señora de Suyapa.

El padre Varela manifestó “lo que nos pide el Señor no es algo sencillo, es algo que a veces cuesta y toca violentarnos a nosotros mismos, ir en contra de nuestros deseos, de nuestros impulsos para poder lograr esto amar a nuestros enemigos, hacer el bien a quienes nos odien, rogar por quienes nos persiguen y calumnian”.

El sacerdote dijo que “quien diga que hacer eso es fácil hay que canonizarlo ya, pero eso es lo que nos está pidiendo el Señor y a eso estamos llamados a ser nosotros, a ser santos a ser perfecto como el Padre es perfecto, nosotros no estamos llamados a desear y a orar por la muerte del pecador, Dios no quiere la muerte del pecador, si no que viva y se convierta, como en la primera lectura llegó el profeta a decirle algo fuerte”.

Varela se refirió a las palabras del Papa Francisco cuando dice cuál ha de ser nuestro deber como cristianos ante los corruptos, nosotros escuchamos las noticias dijo “por aquí malversación de fondos, desviación de fondos, compras ilícitas, corrupción en tal lado, nosotros no somos una nación ajena donde se escuche eso.

El presbítero sostuvo “hay de aquellos corruptos, que por su corrupción, mueran muchos hondureños en esta pandemia, hay de aquellos corruptos, porque les cae esta Palabra, los perros dice el Papa Francisco del infierno lamerán la sangre de los corruptos”.

Además se preguntó ¿cuál es el deber de nosotros los cristianos, desear que los perros laman la sangre de los corruptos? No nuestro deber como cristiano es orar por estas personas que son corruptas, que trabajan en el gobierno, que trabajan en instituciones, para que se conviertan.

El padre Varela concluyó pidiéndole a Dios que nos dé fuerza de voluntad, que nos dé un espíritu generoso para orar por todas estas personas, que nosotros creemos nos están haciendo daño, para que se conviertan y vivan, así como el rey que al final se convirtió, hizo ayuno y oración se apegó a su sayal y dice el Señor, “has visto como se ha humillado Ajab en mi presencia por eso no lo castigaré”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here