Ni amuleto, ni buena suerte, la ceniza es signo de la fragilidad humana

La imposición de ceniza, aunque es un signo idóneo de Cuaresma, no significa más que la Eucaristía

0
576

El Padre Juan Ángel López, párroco de la comunidad Sagrado Corazón de Jesús de Tegucigalpa, afirma que “Es un sacramental, una práctica muy bonita, pero que, si no se acude a ella, no es el fin del mundo’’, esta aclaración radica en el sentido de que muchas personas piensan en esta acción, como algo que da buena suerte al recibir o traerá catástrofe de no hacerlo.

Ante esta situación, también el Padre Rigoberto Velásquez, opina que “La invitación directa que la Iglesia hace, es de anunciar a la comunidad que estoy arrepentido de mis pecados y quiero vivir una verdadera conversión’’. Lo que ambos presbíteros expresan, se centra en que la imposición es un signo externo, pero que debe calar en lo más hondo de cada fiel que la reciba.

Signo

La imposición de la ceniza, no se refiere a una marca que deba portarse para demostrar que se profesa la fe católica, es más bien un signo que busca ahondar en la vida del ser humano, instándolo a una conversión posible, siempre y cuando procure la renuncia del mal.

Fragilidad

Con las palabras “Del polvo eres y en polvo te convertirás’’, que son parte de la fórmula en el rito de la imposición de ceniza de cada inicio de Cuaresma, se recuerda al fiel católico que su vida pende de la voluntad de Dios y que es como un soplo, como fue creada puede ser quitada.

Bíblico

La imposición de ceniza para dar paso a la Cuaresma, se fundamenta en las prácticas que en el Antiguo Testamento se utilizaban para denotar una profunda penitencia y arrepentimiento por una mala acción. Era público que se había errado y se buscaba el encuentro con Dios.

Verdad

A pesar de ser una de las Eucaristías más concurridas del Año Litúrgico, el Miércoles de Ceniza no es una celebración de guardar, una solemnidad o una fiesta, por lo que, si el católico no puede participar por motivos de fuerza mayor, no incurre en un pecado o una falta a la fe que le han promovido.

SENTIDO

Siendo un sacramental, la ceniza denota un camino que se emprende basado en las renuncias y el reconocimiento del pecado cometido y de la penitencia provocada.

FRUTOS

La imposición de la ceniza, no deberá quedarse solo en un acto externo y pasajero, sino provocar acciones que denoten que Dios hizo su paso por la persona.

CAMINO

A la luz de la ceniza y su trasfondo, se emprende un itinerario cuaresmal que estará apegado a la vida cristiana de todo católico, luces y sombras, aciertos y errores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here