La primera tarea de un obispo es orar

El obispo tiene la plenitud del sacerdocio, con potestad total, por la que gobierna una iglesia local o particular en comunión con el Papa. El obispo en cada diócesis ocupa el centro de la iglesia local, y, ayudado por su presbiterado, tiene autoridad máxima en materia de magisterio, santificación y gobierno.

Recordar de dónde te ha sacado el Señor les dice el Papa Francisco a los Obispos, expresando que Pablo comienza diciéndole a Timoteo que no se olvide de su madre y de su abuela, es decir, que no olvide de dónde viene, de dónde le sacó el Señor. ¡No te olvides de tu gente, no te olvides de tus raíces! Y ahora, como obispo y como sacerdote, debe estar siempre cerca del pueblo de Dios.

“Cuando un obispo rompe con el pueblo de Dios termina en un ambiente de ideologías que no tiene nada que ver con el ministerio: no es un ministro, no es un siervo. Ha olvidado el don gratuito que le fue dado” manifestó Francisco en la misa en la Casa Santa Marta, donde también pidió oraciones por los sacerdotes y obispos el pasado 20 de septiembre de 2019.

El Papa resume no se olviden de las “cuatro cercanías”, incluida aquella del colegio episcopal y presbiterial: la cercanía a Dios, la oración; la cercanía a los sacerdotes por parte del obispo y de los sacerdotes con el obispo; la cercanía de los sacerdotes entre sí y de los obispos entre sí y la cercanía al pueblo de Dios. Al cual, exhorta encarecidamente a orar para que los obispos y sacerdotes tengan esta cercanía, “por sus guías”: “aquellos que los conducen por el camino de la salvación”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here