La injusticia y la corrupción, dos heridas que no sanan en Honduras

Las acusaciones que no han sido investigadas en contra de ex y actuales funcionarios, son un mensaje que deja por los suelos la imagen del país

La crisis que se ha generado en los últimos días tras la condena del exdiputado y hermano del actual presidente, ha dejado una serie de contradicciones que se han venido denunciando a través de los años. La problemática viene desde las primeras acusaciones que salieron a la luz pública en el vergonzoso caso del robo en el Seguro Social donde, a más de 6 años de haber destapado el escándalo, unas 10 personas han sido llevadas a prisión y otras se han beneficiado tras la aprobación del nuevo Código Penal.

Como todos sabemos, este caso provocó la indignación a nivel nacional, logrando que la población saliera a las calles a manifestar su enojo, lo que consiguió que llegara al país una Misión de Apoyo Contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (MACCIH), la que en sus primeros años logró sentencias condenatorias, pero que poco a poco hemos visto como los imputados han quedado absueltos o simplemente se defenderán en libertad.

Crisis

Esta situación solo deja vergüenzas al país según lo apuntó el exfiscal general, Edmundo Orellana, quien critica fuertemente el proceder de las actuales autoridades del Ministerio Público, porque según él, solo actúan en favor de los altos líderes que actualmente gobiernan al país. “Es increíble la cara con la que ha quedado Honduras luego de la sentencia en contra el exdiputado Juan Antonio Hernández, eso demuestra que el brazo de la ley solo ataca a los que no pueden defenderse o simplemente tienen alguna cercanía con los círculos de poder” dijo el abogado Orellana.

Por su parte, la exparlamentaria y miembro de la Coalición contra la Corrupción, Fátima Mena, ve con buenos ojos que se haya hecho justicia en este caso, porque el pueblo merece ver una luz de esperanza en medio de la crisis que lo envuelve, pero al mismo tiempo reconoce que esto solo deja mal visto al sistema de justicia nacional. “La sentencia de cadena perpetua más 30 años de prisión a Juan Antonio “Tony” Hernández debe llamar la atención de las autoridades impartidoras de justicia, porque la verdad es una vergüenza y una bofetada para el Ministerio Público, la Corte Suprema y las Fuerzas de Seguridad Pública salpicadas por el crimen” expresó Mena. Ante estas aseveraciones, la familia del exdiputado emitió un comunicado en donde uno de sus numerales hace constar que “Lamentamos que en todo este juicio prevalecieron los falsos testimonios de criminales que estaban dispuestos a decir cualquier mentira o libreto para lograr su propósito de vengarse.

Creemos en la inocencia de Juan Antonio y en la apelación esperamos que salgan a luz todas las injusticias cometidas en su contra, así como la discriminación y violación a sus derechos humanos”.

Secuelas

El abogado y exfiscal del Ministerio Público, Jari Díxon, analiza esta sentencia y considera que la Corte Suprema de Justicia tiene una gran responsabilidad con lo que está pasando, porque después de muchos años y de acusaciones por otros casos de corrupción y crimen organizado que no han prosperado, solo demuestra que es una institución que está demás en el aparato estatal. “La Corte debe reconocer la sentencia del exdiputado Juan Antonio Hernández, para que los efectos se hagan sentir en Honduras” dijo el abogado.

Valores

Por su parte, la Iglesia en su Campaña de Evangelización para este año, hace un llamado a rescatar los valores de la justicia y la solidaridad, mensaje que en este momento está en consonancia con la crisis de inseguridad jurídica que vive el país. “La justicia social no es otra clase de justicia, sino la justicia legal o general, pero con conciencia crítica e innovadora que ordena todas las formas de convivencia a fin de garantizar el bien común y el ejercicio de los derechos fundamentales de la persona humana y de los pueblos” dice el documento de la campaña para este año. Finalmente, en su más reciente mensaje de Pascua, el Arzobispo de Tegucigalpa, Cardenal Óscar Andrés Rodríguez, manifestó que “No es posible que podamos construir un mejor país con los vicios del pasado, atados a lo mismo y a los mismos”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here