La Fe como Motor de la Acción Pastoral 

0
442

La fe es el fuego vivo que impulsa la acción pastoral de la Iglesia. En el centro de nuestra misión, la fe se erige como el modo específico de comprender la realidad y acompañar a los demás en su camino vocacional. 

La Fe como Fuente del Discernimiento Vocacional 

La fe es la fuente primaria del discernimiento vocacional. Ofrece contenidos, articulaciones, estilo y pedagogía. A partir de la fe, adquirimos una mirada pastoral intencionada, pues cada acción pastoral encuentra su origen y su núcleo en la fe. Quien vive de fe busca vivir su existencia como Jesús vivió la suya entre nosotros. 

Esto se refleja en cada aspecto de la pastoral: el acompañamiento es la pedagogía adecuada para una vida de fe, la vocación es el estilo de vida de quien es llamado, y la misión es el contenido fundamental de toda vocación. El triple paso del discernimiento (reconocer, interpretar, elegir) es la articulación propia del camino de descubrimiento y aceptación de nuestra vocación. 

Sensibilidad y Antropología Vocacional 

La fe no solo guía nuestras acciones, sino que también moldea nuestra comprensión del tiempo, el espacio, la sociabilidad y la historia. Nos enseña a ver la vida a través del lente de la fragilidad, el don y la hospitalidad. Reconocer el vínculo entre sensibilidad creyente y antropología vocacional es esencial: la vida de fe, arraigada en la experiencia de Jesús, nos revela nuestro origen en el amor de un Dios que crea para la alianza y llama a la comunión. 

Conclusión 

La fe es el corazón de toda acción pastoral. Nos impulsa a vivir y actuar de manera que refleje el amor y la misión de Jesús, guiando cada paso de nuestro camino en la Iglesia y en el mundo. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí