La enseñanza detrás de “Las Bienaventuranzas”

0
420

Las bienaventuranzas, proclamadas por Jesús en el Sermón de la Montaña, son una serie de declaraciones que resumen las enseñanzas fundamentales del cristianismo sobre la felicidad y la virtud. Estas enseñanzas, que se encuentran en el Evangelio de San Mateo (5,3-12) y en una versión similar en el Evangelio de Lucas (6,20-23), presentan un modelo de vida contracultural que exalta valores como la humildad, la misericordia y la búsqueda de la justicia.

Cada bienaventuranza comienza con la palabra “bienaventurados” o “benditos”, señalando aquellos que, a los ojos de Dios, son verdaderamente felices y bendecidos. Jesús destaca a los pobres en espíritu, a los que lloran, a los mansos, a los que tienen hambre y sed de justicia, a los misericordiosos, a los limpios de corazón, a los pacificadores y a los perseguidos por causa de la justicia, prometiendo consuelo y recompensa en el reino de los cielos.

Estas bienaventuranzas no solo ofrecen consuelo a los oprimidos y a los que sufren, sino que también desafían a los creyentes a vivir según principios de amor y justicia, independientemente de las circunstancias externas. Al poner en valor la vulnerabilidad y la compasión, Jesús redefine el concepto de éxito y grandeza, alejándolo de las ambiciones mundanas y acercándolo a una espiritualidad profunda y transformadora.

En esencia, las bienaventuranzas llaman a los cristianos a seguir el ejemplo de Cristo, a vivir con un corazón puro y a actuar con justicia y misericordia en todas sus relaciones, confiando en la promesa de una recompensa celestial que trasciende cualquier adversidad terrenal.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí