La comunidad Madre Dolorosa recibe a su nuevo párroco, el padre Gerardo Vallecillo

0
948

La comunidad parroquial Madre Dolorosa, recibió con los brazos abiertos al padre Gerardo Vallecillo, quien luego de culminar sus estudios de Teología Bíblica en Madrid, ha sido nombrado pastor de esta porción de la Iglesia que peregrina en la tierra.

El Padre Juan Martínez, Canciller de la Arquidiócesis fue designado por Mons. José Vicente Nácher para leer el nombramiento del nuevo párroco. Mientas que la Eucaristía fue presidida por el padre Carlos Rubio, párroco de Nuestra Señora de la Visitación, y concelebrada por varios sacerdotes de la Arquidiócesis.

El Padre Héctor Antonio López, quien por siete años pastoreó esta comunidad también estuvo presente, la feligresía dijo estar agradecida con Dios por el tiempo de servicio, amor y entrega pastoral de su anterior párroco.

Durante la homilía el padre Rubio dirigió estas palabras “Querido padre Gerardo, que el sí que has dado al aceptar ser el pastor de esta comunidad viva procura ser signo transparente de Cristo Buen Pastor, signo viviente en sintonía con los sentimientos y aptitudes del Buen Pastor, como su instrumento vivo en medio de esta comunidad. Signo de sus virtudes; obediencia, castidad y pobreza. Y su entrega como pastor por la vida de las ovejas concretizada ahora en esta caridad pastoral que debe vivir y ejercer el bien de todos estos fieles que hoy te acompañan”. También le dijo que se sintiera movido por la caridad del Buen Pastor y exclamando los mismos sentimientos y acciones.

A la comunidad Madre Dolorosa les pidió “Sean buenas ovejas, obedientes, escuchando y obedeciendo la palabra del Pastor en la persona de su párroco y caminen juntos; pastor y rebaño, y así llegar por su amor y obediencia al Señor, a ser la viña con abundantes frutos para la Gloria de Dios”.

Al tiempo que los invitó a ser misioneros de la alegría, de la esperanza y del amor que consuela y salva, “sean mensajeros del Evangelio y testigos del Crucificado Resucitado Jesucristo, vivan unidos a Él, vivan en torno a Cristo sacerdote, víctima y altar y serán santos para ser una Iglesia sinodal de comunión, de participación y misión, donde la madre Dolorosa nos ayude a vivir los mismos sentimientos de su hija como ella, caminando juntos el camino de la cruz para ser partícipes de la gloria de la resurrección”.

El padre Vallecillo estuvo a cargo de la parroquia San Francisco de Asís de Reitoca y San José Obrero de Comayagüela y ahora asume un nuevo reto, el cual ha puesto en las manos del Señor, “Es hermoso poder continuar la misión de Cristo, pero le pido al Señor su fortaleza y su amor, estoy consciente de la realidad que me toca enfrentar dentro de esa nueva parroquia, tomando en cuenta que por la zona hay muchos desafíos sociales, estructurales y pastorales, los que guiado por el Espíritu Santo iré afrontando con el apoyo de la comunidad, porque tengo confianza en que trabajaremos de la mano para cumplir la misión que ha sido encomendada por el señor Arzobispo Monseñor José Vicente Nácher, a quien agradezco por haber confiado en mi”. dijo el presbítero.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí