Jesús es el verdadero sembrador

TeEn la homilía correspondiente para el XV Domingo del tiempo ordinario, el Cardenal Óscar Andrés Rodríguez, V Arzobispo de la Arquidiócesis de Tegucigalpa se refirió a Jesús contando la parábola del sembrador, como cualquiera de nuestros hermanos y hermanas en el campo, que esparcen la semilla por el terreno arado.

El sentido de esta parábola, es decirles a los discípulos que tienen que confiar a pesar de las dificultades con la certeza de que al final el Reino de Dios se manifestará en todo su esplendor, así mismo pidió a la población no desanimarse sobre todo en este tiempo que enfrentamos está pandemia que está arrebatando muchas vidas
“No podemos vivir encerrados en el egoísmo incapaces de abrirse a la Palabra que resuena en el interior de cada corazón, un corazón lleno de maldad y de pecado es como un pájaro malo que devora la Palabra”.

El prelado continuó diciendo; que el terreno pedregoso nos habla de la superficialidad en la manera de vivir banalizando la vida, una cultura de la superficialidad que dificulta la escucha de palabra en el interior de los corazones, “si carecemos de profundidad a veces decimos; que bonita la lectura, la homilía, el mensaje y no hay profundidad, no puede germinar la Palabra”.

En cuanto a la zarza, dijo que esta son los afanes de la vida, la seducción de la riqueza, falsos ídolos actuales, el placer a toda costa, la ambición de la riqueza y del poder y que todo esto esclaviza produciendo vidas estériles, ahogadas, faltas de verdadera libertad y de sentido.

De igual manera, manifestó que “nuestro pueblo se está debatiendo, luchando contra una pandemia horrible y ahí está la otra pandemia de la politiquería, necesitamos concentrarnos para ayudar a salir de esta pandemia, esa zarza ahoga el verdadero sentido de la vida”.

El Señor Jesús también nos habla de la buena tierra, significa que el Evangelio es escuchado en el interior y el fruto es abundante, la persona que abre su corazón y escucha la palabra de Dios en lo profundo de sí mismo da fruto en abundante, recalcó el Cardenal Maradiaga.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here