Hoy el Señor nos está diciendo: “vengan a mí los que se encuentran cansados y agobiados”

0
24

El Padre Rodolfo Varela celebró la Misa hoy en la Basílica en su homilía dijo “el equipaje no pesa y el camino no cansa, cuando lo que se lleva es el amor” una frase que ha resonado últimamente en las redes sociales.

Ciertamente dijo el padre, es lo que nos está diciendo Jesús hoy en el Evangelio, este ha sido un año muy difícil en todo sentido, a nivel económico, a nivel físico con el confinamiento y a nivel nacional con todo lo que hemos vivido y quizás estamos cansados y agobiados, pues el Señor hoy nos está diciendo “vengan a mí, vamos al Señor si nos sentimos cansados y agobiados que la carga del Señor, el yugo del Señor  es suave es ligera, porque es el amor.

Además sostuvo, el amor es mucho más suave y es mucho más ligero que la ira, el amor es más suave y más ligero que el odio, el amor es más suave y más ligero que la tristeza, el amor no omite el sufrimiento, el amor no habla de no sufrir, pero si es mucho más llevadero el amor con sufrimiento, que la tristeza que la ira, que el enojo, que el odio que la depresión.

Todas esas cosas manifestó se vuelven pesadísimas y no nos dejan caminar, y el amor todo lo contrario por sufrido que sea, nos hace caminar lo imposible, Jesús por amor caminó lo imposible con la cruz a cuestas, lo que nadie podía hacer por amor lo caminó, lo logró izo lo que nadie pensaba  podía hacer.

En cambio cuando cargamos otra cosa señaló, cuando cargamos tristeza, cuando cargamos ira, cuando cargamos angustia no caminamos no avanzamos, nos estancamos  y nos caemos, no podemos seguir adelante, si nosotros queremos caminar, hemos de llevar el yugo y la carga del Señor que es el amor.

El sacerdote contó  la anécdota del Psicólogo  que agarro un vaso con un poco de agua, frente a los estudiantes de su clase, lo levantó y todos los estudiantes de su clase pensaban que iba a ser la pregunta típica si el vaso está medio lleno, o medio vacío, pero no, pregunto cuánto creen que pesa este vaso con agua, empezaron a decir cien gramos, doscientos gramos  y empezaron a dar distintos pesos.

“No importa o si pesa mucho dice, si yo sostengo este vaso con agua por un minuto no habrá ningún problema, pero si lo sostengo con mi brazo por media hora me voy a cansar, me va a comenzar a doler el brazo, si lo sostengo por dos horas, mi brazo lo voy a sentir súper pesado y si lo tengo por varias horas, mi brazo se va a entumecer y quizás voy a tener que recibir terapia, para poder recuperar mi brazo”.

El padre aseguró que lo mismo pasa con las cargas que no son positivas, lo mismo pasa con la ira, con el odio con la depresión, fue un momento que vivimos triste con enojo o de angustia, pero lo andamos cargando por mucho tiempo, y por cargarlo por mucho tiempo, se va volviendo más pesado y va entumeciendo nuestras emociones, nuestro espíritu, y vamos necesitar encontrarnos más fuertemente con el  Señor para poder poner en orden nuestro espíritu y nuestras emociones.

“Hoy el Señor te dice ya, no cargues más con eso que te está agobiando  carga con mi yugo ve con mi carga que el amor es suave y ligero aprendan de mi que soy manso y humilde de corazón, si usted le dice a otra persona yo soy humilde, le creería lo tratarían de soberbio porque dijo que es humilde”.

¿Pero que es la humildad realmente? Señaló, Santa Teresa nos dice que “es caminar en la verdad” es decir la humildad no es negar mis virtudes, es reconocerlas también, humildad no es solo reconocer mis defectos, sino también reconocer mis virtudes y Jesús sabe quién es y sabe lo que hace y el enseña desde su testimonio.

Así nosotros hemos de enseñar desde nuestro testimonio, una vez que nosotros agarremos el yugo y la carga del Señor que es el amor, podemos enseñarle a otros que se puede uno desprender, de la ira de la angustia , del dolor cargando el amor del Señor, pero solo desde nuestro testimonio vamos a poder ser testimonio para los demás.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here