Francisco recuerda en la Audiencia General que cuando oremos, debemos ser humildes

El Papa Francisco en la Audiencia General de este miércoles, continúa ahondando sobre la escucha y en esta ocasión se refirió a la “certeza de ser escuchados” una acción que brinda confianza en la plegaria diaria. El Pontífice indica que “Hay quien deja de orar porque piensa que su oración no es escuchada” y ante esto añadió que “El Catecismo nos ofrece una buena síntesis sobre la cuestión. Nos advierte del riesgo de no vivir una auténtica experiencia de fe, sino de transformar la relación con Dios en algo mágico. La oración no es una varita mágica: es un diálogo con el Señor. De hecho, cuando rezamos podemos caer en el riesgo de no ser nosotros quienes servimos a Dios, sino pretender que sea Él quien nos sirva a nosotros (cfr. n. 2735). He aquí, pues, una oración que siempre reclama, que quiere dirigir los sucesos según nuestro diseño, que no admite otros proyectos si no nuestros deseos. Jesús sin embargo tuvo una gran sabiduría poniendo en nuestros labios el “Padre nuestro”. Es una oración solo de peticiones, como sabemos, pero las primeras que pronunciamos están todas del lado de Dios. Piden que se cumpla no nuestro proyecto, sino su voluntad en relación con el mundo. Mejor dejar hacer a Él: «Sea santificado tu nombre, venga tu Reino, hágase tu voluntad» (Mt 6,9-10)”.

Es común pedir por nuestras necesidades explica el Papa, pero nos recuerda las palabras de San Pablo que dice que “nosotros ni siquiera sabemos qué es conveniente pedir”. Por ello aconseja que “Cuando rezamos debemos ser humildes: esta es la primera actitud para ir a rezar. Así como está la costumbre en muchos lugares que, para ir a rezar a la iglesia, las mujeres se ponen el velo o se toma el agua bendita para empezar a rezar, así debemos decirnos, antes de la oración, lo que sea más conveniente, que Dios me dé lo que sea más conveniente: Él sabe. Cuando rezamos tenemos que ser humildes, para que nuestras palabras sean efectivamente oraciones y no un vaniloquio que Dios rechaza”.

Hay que tener mucho cuidado con rezar por motivos equivocados, por lo que es importante reconocer que “en la oración, es Dios quien nos debe convertir, no somos nosotros los que debemos convertir a Dios. Es la humildad. Yo voy a rezar pero Tú, Señor, convierte mi corazón para que pida lo que es conveniente, pida lo que sea mejor para mi salud espiritual”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here