Francisco pide un alto a la guerra y que vuelva la paz

0
121

En el Ángelus de este 02 de octubre, el Papa Francisco, preocupado por la amenaza nuclear y la escalada militar del conflicto en Ucrania, dedica todo el mensaje a hacer un fuerte llamamiento al alto el fuego. Se lamenta por los miles de víctimas, “especialmente entre los niños”.

Su santidad realizó un llamado directo al presidente de Rusia, Vladimir Putin para que detenga la guerra, además al presidente de Ucrania, Volodímir Zelensky para abrirse a propuestas de paz seria, un profundo dolor por la sangre derramada y una firme condena al riesgo de una escalada nuclear de consecuencias catastróficas.

El curso de la guerra en Ucrania se ha vuelto tan grave, devastador y amenazador que es motivo de gran preocupación. “De hecho, esta herida terrible e inconcebible de la humanidad, en vez de cicatrizarse, sigue sangrando cada vez más, con el riesgo de agrandarse, enfatizó su Santidad Francisco

“Me afligen los ríos de sangre y lágrimas derramados en los últimos meses. Me duelen las miles de víctimas, especialmente niños, y las numerosas destrucciones, que han dejado a muchas personas y familias sin hogar y amenazan con el frío y el hambre a vastos territorios”.

¡Ciertas acciones no pueden ser justificadas nunca!,  !Nunca! Es angustiante que el mundo esté aprendiendo la geografía de Ucrania a través de nombres como Bucha, Irpín, Mariúpol, Izium, Zaporiyia y otras ciudades, que se han convertido en lugares de sufrimiento y terror indescriptibles. ¿Y qué decir del hecho de que la humanidad se enfrenta una vez más a la amenaza atómica? Es absurdo, señaló.

¿Qué más tiene que pasar?

El sucesor de Pedro, solicitó que en el en nombre de Dios y en nombre del sentido de humanidad que habita en cada corazón, llegue inmediatamente a un alto el fuego. Que callen las armas y se busquen las condiciones para iniciar negociaciones capaces de conducir a soluciones no impuestas por la fuerza, sino consensuadas, justas y estables.

 “Mi llamamiento se dirige ante todo al Presidente de la Federación Rusa, rogándole que detenga, también por amor a su pueblo, esta espiral de violencia y muerte. Por otro lado, entristecido por el inmenso sufrimiento de la población ucraniana tras la agresión sufrida, dirijo un llamamiento igualmente confiado al Presidente de Ucrania para que esté abierto a propuestas de paz serias.

Confiamos en la misericordia de Dios, que puede cambiar los corazones, y en la maternal intercesión de la Reina de la Paz, en el momento en que se eleva la Súplica a Nuestra Señora del Rosario de Pompeya, unidos espiritualmente a los fieles reunidos en su Santuario y en muchas partes del mundo, finalizó Francisco.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here