Francisco en el Regina Coeli: “Crean también en Mí” nos pide Jesús

0
225

El Papa dirigió el rezo del Regina Coeli desde dentro del Palacio Apostólico e invitó a rezar el rosario en mayo para pedir a la Virgen María fuerza y esperanza para enfrentar la pandemia.

Francisco manifestó “He invitado a todos los fieles a rezar en este mes el santo rosario, juntos, en familia o solos. Y a rezar una de las dos oraciones que puse a disposición de todos.

El Papa también reflexionó sobre el evangelio del domingo, que recordaba a dos discípulos que se alejaban tristes de Jerusalén, hacia Emaús. Explicó que pusieron sus problemas por delante y no notaron que Jesús estaba con ellos.

El Santo Padre dijo “el mundo gira en torno a ti mismo, en torno a las decepciones del pasado, a los ideales no realizados, a tantas cosas malas que han sucedido en la vida. Muchas veces tendemos a dar vueltas y vueltas. Deja eso y sigue adelante, mirando la realidad más grande y verdadera de la vida: Jesús está vivo, Jesús me ama. Esta es la verdad más grande”.

También invitó a preguntarse qué puedo hacer por los demás, a ser positivos y a no bloquearse ante los problemas. Pidió que, especialmente en este periodo, cada queja se convierta en un servicio.

Pasar del “si” al “sí”, de la queja a la alegría y la paz. Porque cuando nos quejamos, no estamos en la alegría. Estamos en el gris, en el gris, ese aire gris de tristeza. Eso no nos ayuda y no nos deja crecer bien sostuvo Francisco.

Asimismo rezó por los enfermos, en especial aquellos por coronavirus y malaria, a la luz del Día Mundial contra esta enfermedad. En la actualidad, unos 3.300 millones de personas corren el riesgo de contraerla. 

Oi

Rezo: El Papa dirigió el rezo del Regina Coeli desde dentro del Palacio Apostólico.

Palabras del Papa antes del Regina Coeli

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

En el Evangelio de hoy (cf. Jn 14, 1-12) escuchamos el comienzo del llamado “discurso de despedida” de Jesús. Estas son las palabras que dirigió a los discípulos al final de la Última Cena, justo antes de enfrentar la Pasión. En un momento tan dramático, Jesús comenzó diciendo: “No se turbe vuestro corazón” (v. 1). También nos lo dice a nosotros, en los dramas de la vida. Pero, ¿cómo podemos evitar que el corazón se enoje? Porque el corazón está turbado.

El Señor indica dos remedios para los disturbios. El primero es: “Ten fe en mí” (v. 1). Parecería un consejo un poco teórico, abstracto. En cambio, Jesús quiere decirnos algo específico. Sabe que, en la vida, la peor ansiedad, la perturbación, surge de la sensación de no lograrlo, de sentirse solo y sin puntos de referencia frente a lo que sucede. Esta angustia, en la cual la dificultad se agrega a la dificultad, no se puede superar sola. Necesitamos la ayuda de Jesús, y para esto Jesús pide tener fe en él., es decir, no apoyarse en nosotros mismos, sino en Él. Porque la liberación de la perturbación pasa por la confianza. Confía en Jesús, da el “salto”. Y esta es la liberación de la perturbación. Y Jesús ha resucitado y vivo para estar siempre a nuestro lado. Entonces podemos decirle: “Jesús, creo que has resucitado y que estás a mi lado. Creo que me escuchas. Te traigo lo que me preocupa, mis preocupaciones: tengo fe en ti y me entrego a ti ”.

Luego hay un segundo remedio para la perturbación, que Jesús expresa con estas palabras: «En la casa de mi Padre hay muchas viviendas. […] Voy a preparar un lugar para ti ”(v. 2). Esto es lo que Jesús hizo por nosotros: nos reservó un lugar en el cielo. Él tomó nuestra humanidad sobre sí mismo para llevarla más allá de la muerte, a un nuevo lugar, al Cielo, de modo que donde Él esté, nosotros también. Es la certeza que nos consuela: hay un lugar reservado para cada uno. También hay un lugar para mí. Cada uno de nosotros puede decir: hay un lugar para mí. No vivimos sin rumbo y sin destino. Se nos espera, somos preciosos. Dios está enamorado de nosotros, somos sus hijos. Y para nosotros ha preparado el lugar más digno y hermoso: el cielo. No lo olvidemos: la vivienda que nos espera es el Cielo. Aquí estamos de paso. Estamos hechos para el cielo, para la vida eterna, para vivir para siempre. Siempre: es algo que ni siquiera podemos imaginar ahora. Pero es aún más hermoso pensar que estosiempre estará todo en alegría, en plena comunión con Dios y con los demás, sin más lágrimas, sin rencores, sin divisiones y disturbios.

¿Pero cómo llegar al cielo? ¿Cuál es el camino? Aquí está la frase decisiva de Jesús: hoy dice: “Yo soy el camino” (v. 6). Subir al cielo de la manera es Jesús: es tener una relación viva con Él, es imitarlo en amor y seguir sus pasos. Y yo, Christian, tú, Christian, cada uno de nosotros cristianos, podemos preguntarnos: “¿Qué camino sigo?”. Hay caminos que no conducen al Cielo: los caminos de la mundanalidad, los caminos de la autoafirmación, los caminos del poder egoísta. Y está el camino de Jesús, el camino del amor humilde, de la oración, de la mansedumbre, de la confianza, del servicio a los demás. No es el camino de mi protagonismo , es el camino de Jesús protagonista de mi vida. Está sucediendo todos los días preguntándole: “Jesús, ¿qué piensas de mi elección? ¿Qué harías en esta situación con estas personas? ” Nos hará bien preguntarle a Jesús, quién es el camino, las direcciones al Cielo. Que Nuestra Señora, Reina del Cielo, nos ayude a seguir a Jesús, quien abrió el Cielo para nosotros.

Después de la Regina Caeli

Queridos hermanos y hermanas!

Mis pensamientos hoy van a Europa y África. A Europa, con motivo del 70 aniversario de la Declaración de Schuman, del 9 de mayo de 1950. Inspiró el proceso de integración europea, permitiendo la reconciliación de los pueblos del continente, después de la Segunda Guerra Mundial, y el largo período de estabilidad y paz que disfrutamos hoy. El espíritu de la Declaración de Schuman no deja de inspirar a quienes tienen responsabilidades en la Unión Europea, llamados a enfrentar las consecuencias sociales y económicas de la pandemia en un espíritu de armonía y colaboración.

Y la mirada también se dirige a África, porque el 10 de mayo de 1980 , hace cuarenta años, durante su primera visita pastoral a ese continente , San Juan Pablo II dio voz al grito de la gente del Sahel, severamente juzgada por la sequía. Hoy felicito a los jóvenes que trabajan en la iniciativa “Laudato Si ‘Alberi”. El objetivo es plantar en la región del Sahel al menos un millón de árboles que pasarán a formar parte de la “Gran Muralla Verde de África”. Espero que muchos puedan seguir el ejemplo de solidaridad de estos jóvenes.

Y hoy, en muchos países, se celebra el Día de la Madre. Quiero recordar a todas las madres con gratitud y afecto, confiándolas a la protección de María, nuestra Madre celestial. El pensamiento también se dirige a las madres que han pasado a otra vida y nos acompañan desde el cielo. Hagamos un poco de silencio para recordar a todos su madre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here