Este 1 de marzo se celebra Día Mundial de la Cero Discriminación, “Todos somos iguales”.

0
443

El 1 de marzo de cada año, se conmemora el Día Internacional de la Cero Discriminación, con la finalidad de concientizar a las personas en y lograr poner un alto a todos los actos de discriminación que existen en el mundo, y así obtener un trato digno en donde se respete la dignidad humana y su privacidad.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU), calendarizó este día para que reflexionen y entiendan que, la discriminación daña a las personas, y nada justifica quitarles sus derechos.

La Biblia e Iglesia Católica no acepta ni apoya ningún tipo de discriminación, en lugar confirma que para Dios todos somos y valemos por igual, por consiguiente, todas las personas sin exclusión, tienen el derecho a vivir una vida plena, tranquila, digna, y de gozar de los mismos derechos, sin importar nacionalidad, color, raza, sexo, religión, ideas, política, estado de salud y nivel económico.

Por su parte, los padres de familia deben cultivar en sus hijos desde pequeños con la frase “Todos somos iguales”, para que crezcan siendo personas de bien, justas y que aporten a la humanidad. Como seres humanos, tienen un papel importante en la sociedad, deben empezar a cambiar ellos mismos para que exista una transformación real y verdadera en el mundo, ayudar a los demás y contribuir para realizar buenas acciones.

Terminar con la discriminación y desigualdad requiere cambios, que engloban erradicar la pobreza, mejorar la educación y las condiciones de vida de todos los seres humanos. Los jefes de gobierno deben estar para beneficiar a toda su población, promoviendo un crecimiento social y económico, implementando leyes de protección que se cumplan y estén a beneficio de las personas.

Todos merecen lograr un desarrollo sostenible, para lograr tener una vida, sociedad y mundo mejor, cada individuo tiene talentos únicos que los hacen diferentes, estos ayudan a resaltar y fortalecer cada una de las capacidades que tienen.

En la Biblia encontramos el siguiente texto: “Entonces Pedro tomó la palabra y dijo: «Verdaderamente comprendo que Dios no hace acepción de personas, sino que en cualquier nación el que le teme y practica la justicia le es grato”. Hechos 10; 34-35.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí