El poder ciega y se convierte en pecado, pero el amor a ejemplo de Jesús libera

El Padre Cecilio Cruz en la homilía realizada este día en la Basílica de Suyapa, hizo referencia al inicio del mes de la familia agosto, damos gracias que nos permite estar aquí en medio de esta pandemia, mes de la familia y la oración que tanto se necesita en este tiempo es vital, La Pastoral Familiar ha organizado varias actividades para que ustedes desde casa con su familia puedan orar.


Qué difícil es cuando nos cegamos, el poder nos ciega el pecado también, como decía San Alfonso María de Ligorio, el amor nos abre a la gratitud contrario al poder que nos ciega y este cegarse le puede pasar a cualquiera.

Si miramos nuestras vidas nos gustan que nos digan que somos buenas personas, que nos adulen, nos gusta escuchar que nos digan cosas bonitas al oído, queremos justificarnos.
Las personas que gobiernan se rodean de personas que les dicen lo que les gusta escuchar y no ven la realidad, y vemos el ejemplo de nuestro mandatario rodeado de personas que le dicen lo que quieren escuchar y no ven la realidad se ciegan.

Por eso es tan importante que en cada espacio, en cada lugar exista espacio para la autocrítica constructiva aun dentro de la iglesia también para que podamos escucharnos entre nosotros y no cegarnos.

Contrario a este cegarse que nos puede traer el poder y que nos trae el pecado está el amor que nos propone San Alfonso María de Ligorio a ejemplo de Jesús, y decía un escritor hay que librar la guerra más dura que es contra uno mismo.
Si nos amamos, si nos apegamos, si nos abrimos a Dios que hace nueva todas las cosas él borra el pasado malo y nos da un tiempo nuevo en el que todo es posible.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here