El Papa Francisco: en lugar de juzgar todo y todos, ¡cuidado con nosotros mismos!

0
800

Como cada domingo el Papa Francisco se asoma a la ventana del Palacio Apostólico Vaticano, para rezar junto con los fieles presentes en la Plaza de San Pedro, la oración mariana del Ángelus y compartir su comentario al Evangelio del día, hoy, Marcos, (9,38-43.45.47-48), que nos habla de un breve diálogo entre Jesús y Juan.

Francisco, comenzó haciendo presente que Juan habla “en nombre de todo el grupo de discípulos”. Ellos habían visto a un hombre “que expulsaba demonios en el nombre del Señor, pero se lo impidieron porque no formaba parte de su grupo”.

En este punto, siguió diciendo el Papa, Jesús invita a no obstaculizar a los que hacen el bien, porque contribuyen a la realización del plan de Dios. Y luego, “los amonesta”:  En lugar de dividir a las personas en buenos y malos, todos estamos llamados a vigilar nuestro corazón, para no sucumbir al mal y dar escándalo a los demás, expresó

La tentación de la cerrazón

Al igual,  el Papa Francisco realizó una advertencia: también debemos estar atentos a la cerrazón en la Iglesia, porque el diablo, “que es el divisor, esto es lo que significa la palabra ‘diablo’, que ‘hace la división’, siempre insinúa sospechas para dividir y excluir a la gente”. Lo intenta con astucia, y después puede pasar como con aquellos discípulos, que llegan a excluir incluso a los que habían expulsado al propio diablo.

A veces también nosotros, continuó el Papa, “en lugar de ser comunidades humildes y abiertas, podemos dar la impresión de ser ‘los mejores de la clase’ y mantener a los demás a distancia”: en lugar de intentar caminar con todos, advirtió nuevamente, podemos mostrar nuestra “licencia de creyentes”: “Yo soy católico, yo soy católica”, “Yo pertenezco a esta asociación, a aquella…” Y los demás son unos pobrecitos, ¡no! Esto es un pecado: exhibir la “licencia de creyentes” para juzgar y excluir.

El riesgo de ser inflexible con los demás e indulgente con uno mismo

Tras hablar de la tentación revelada por Jesús, el Santo Padre habló de la exhortación que el Maestro nos hace:  En lugar de juzgar todo y a todos, ¡tengamos cuidado con nosotros mismos! De hecho, el riesgo es ser inflexible con los demás e indulgente con nosotros mismos. Y Jesús nos exhorta a no pactar con el mal, con imágenes impactantes: “Si algo en ti es motivo de escándalo, ¡córtalo!”.

Sin prejuicios ni miedos, caminar al lado de los vulnerables

En el momento de los saludos, tras rezar a la Madre de Dios, el Papa Francisco hizo presente que hoy se celebra la Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado, bajo el lema: “Hacia un nosotros cada vez más grande” y dijo:  Es necesario caminar juntos, sin prejuicios y sin miedos, al lado de los más vulnerables: los migrantes, los refugiados, los desplazados, las víctimas de la trata y los abandonados. Estamos llamados a construir un mundo cada vez más inclusivo que no excluya a nadie, y como es habitual, ya al terminar su mensaje realizó su petición  que no nos olvidemos de rezar por él.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí