Disminución de las remesas golpeará a las familias pobres

El fuerte impacto lo sentirán aquellos compatriotas que viven únicamente de los envíos que reciben de sus parientes en Estados Unidos, España y otros países

Víctor Hugo Álvarez

Impactos negativos tendrán sobre la economía de miles de familias hondureñas la reducción de las remesas al mermar los envíos, debido principalmente al desempleo que origina el avance del COVID-19 en los Estados Unidos y España.
Hasta ahora no hay una cuantificación exacta de la reducción, pero hasta el 27 de agosto pasado el Banco Central de Honduras y otros organismos nacionales e internacionales estiman una reducción de 72.8 millones de dólares que convertidos significan, 820 millones de lempiras. La contracción que experimentan Estados Unidos, España y otras naciones debido a la pandemia, ha disparado la pérdida o reducción de los empleos de los hondureños residentes en esos países. Para Alejandro Kafaty, analista del Fondo Social de la Deuda Externa, Fosdeh, el panorama que pinta la reducción de las remesas es desalentador. Un pensamiento similar tiene el economista Martín Barahona, que sostiene que el mayor impacto será el área rural.

Honduras es el país con el mayor número de población dependiente de las remesas y debido a la reducción de estas por la pandemia, muchos sufrirán las consecuencias.
Preocupante

El Fosdeh, concuerda con las valoraciones hechas por organismos multilaterales, que señalan que, a finales de 2020, la reducción podría alcanzar un 4 por ciento en relación con años anteriores. Es 215 millones de dólares o alrededor de 5,384 millones de lempiras. “Esto es preocupante, porque sabemos que las remesas representan en muchos casos la única fuente de ingreso en hogares hondureños”. El economista Martín Barahona considera que cualquiera que sea el monto en la reducción, el impacto que esto tendrá será la generación de mayor pobreza. “Será un impacto fuerte, se calcula que uno de cada seis hondureño recibe remesas, eso significa un 16 por ciento de la población. El Instituto Nacional de Estadística, INE, ha calculado que son unas 150 mil familias las que reciben remesas, pero el Banco Interamericano de Desarrollo, BID, señala que esa cifra puede ser mayor, estamos hablando de unos 200 mil hogares”, dijo. De acuerdo con el licenciado Barahona, las remesas en un 80 por ciento las utilizan los receptores para cubrir sus gastos diarios de consumo, “pues son hogares pobres o en riesgo de caer en pobreza. De esos hogares el 38 por ciento son rurales, en ese sentido también el impacto será muy fuerte”.

“Las remesas no solo tienen implicaciones económicas, también sociales y como país no las estamos evaluando. Es más, como Estado de alguna u otra manera, estamos incentivando la migración”

Alejandro Kafaty, economista
Estratificación

En Honduras aún no existe un análisis que identifique la estratificación social de las familias que reciben las remesas, pero se sabe que se benefician familias de los estratos medios, bajos y pobres.
Lo cierto es que al menos el 60 por ciento de familias hondureñas reciben algunas remesas y para el 20 por ciento de ellas son la única fuente de ingresos. Aunque sea más una vergüenza que un éxito, las remesas son generadas por hondureños que no encontraron en el país las oportunidades para generar sus propios ingresos e impulsar una mejor calidad de vida para ellos y sus familias. Tuvieron que emigrar en busca de esas oportunidades y por ello la migración ahora puede considerarse como un nuevo producto de exportación del país, ante la desidia estatal por generar oportunidades para sus nacionales y frenar así el flujo migratorio. En el ámbito Centroamericano y del Caribe, Honduras es el país con el mayor número de población dependiente de las remesas en las cuales miles de familias han encontrado un ingreso para sobrevivir.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here