“Dios llama, nosotros estamos llamados a responder”

La Misa este lunes 30 de noviembre en la Basílica de Suyapa, el Padre Rodolfo Varela en su homilía manifestó que “celebramos la fiesta de alguno de los apóstoles, los textos son de tinte vocacional y como se nos formaba en el seminario, tenemos que corregir esas frases de las personas que dicen que tenemos crisis vocacionales”.

El padre afirmó “cuando tenemos pocos seminaristas, pocas religiosas, pocos matrimonios,  porque vocación significa llamado, vocación viene de llamado vocare, y quien llama Dios, Dios es el que te hace el llamado a una vocación al sacerdocio, a la vida consagrada, al matrimonio”.

Dios siempre llama  siempre, resaltó “entonces no puede haber crisis de vocación, porque el llamado siempre está, hoy Dios está llamando a muchas personas, a todos ustedes a cumplir con su vocación, siempre hay llamado, siempre hay vocación, entonces porque hay pocos seminaristas, pocas religiosas, pocos matrimonios”.

El sacerdote sostuvo que el problema no está en la vocación ni en el llamado, el problema está en la respuesta, son pocos los que están respondiendo al llamado, muchos lo escuchan pero poco responden, todos nosotros recibimos un llamado de parte de Dios, ¿Estamos respondiéndole al Señor?.

De esa manera envió este mensaje “cuidado padres de familia con truncar la vocación de sus hijos, ustedes tienen su propia vocación, la vivieron bien o mal ustedes lo sabrán, sus hijos tienen su propia vocación, no trunquen la vocación de sus hijos, o sus hijas si quieren consagrarse a Dios, si quieren entrar al seminario, si quieren entrar a la vida religiosa, tampoco la trunquen, con el matrimonio entrometiéndose en su relación, porque cuando están adolescentes todavía, pero ya cuando son profesionales, ya maduros, no se entrometan en el matrimonio destruyendo el matrimonio”.

Cada uno de nosotros tiene su propia vocación, afirmó, explicó  Dios llama, “nosotros estamos llamados a responder”  ¿Como estamos respondiendo al Señor? veamos en el Evangelio, Jesús iba caminando por la rivera del mar de Galilea, vio a dos hermanos, Simón llamado Pedro, y Andrés, eran pescadores, Jesús les dijo “síganme y los haré pescadores de hombres” Jesús los llama para que se conviertan en sus discípulos, para que se conviertan en sus apóstoles y ellos responden ¿Y cómo responden ellos? No dicen si Señor te vamos a seguir,

Ellos responden no con palabras con acciones, ellos inmediatamente dejaron las redes y los siguieron, no dice el texto si Señor hay vamos, no hubo palabras, hubo acción, necesitamos responderle al Señor con hechos, no con palabras, esto es lo que hicieron los apóstoles, responderle con hechos al Señor no con palabras.

El Presbítero señaló que  la vocación debe ser duradera y permanente, no como se está dando lamentablemente con muchas vocaciones, muchos matrimonios, que al pasar de los años se separan, destruyendo la vocación del matrimonio, cuando muchos consagrados, muchos sacerdotes se retiran también destruyendo su vocación al llamado diciéndole no al Señor,

Finalmente dijo que el seguimiento no es de unos días, no es de unos meses, no es de un par de años y ya, es permanente, ellos lo siguieron y permanecieron con Él hasta la muerte, por eso celebramos a San Andrés de rojo fue mártir, el le dio toda su vida al Señor no le dio un par de años, no, le dio un par de meses, le dio toda su vida, el seguimiento en respuesta al Señor es para toda la vida.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here