Con el lema «Enviados a compartir vida y esperanza», la Diócesis de San Pedro Sula celebró el día de la Iglesia diocesana.

En su mensaje, a los fieles, el obispo de la Diócesis de San Pedro Sula, Monseñor Ángel Garachana recordó que el “compartir» recoge los aspectos de comunión y solidaridad. Compartimos, dijo, en una situación de prueba, la vida y la esperanza hacia adentro, al interior de la misma Iglesia y hacia fuera, más allá de nuestras comunidades, con todas las personas con las que convivimos.

Un 13 de julio del 2014, la Iglesia de la Costa Norte hondureña celebraba por primera vez el día de la Iglesia diocesana, obedeciendo al “mandato del primer sínodo diocesano”, concluido el 29 de junio del 2013. Así lo informa en un mensaje el obispo de San Pedro Sula y presidente de la Conferencia Episcopal de Honduras, Monseñor Ángel Garachana.

Este año, la celebración tiene características especiales, dijo, la pandemia del covid-19 ha contagiado a más 27 mil hondureños y ha provocado la muerte a más de 700 personas. Son ya más de cuatro meses, que la población está confinada en sus casas, con los efectos económicos y psicológicos que esto conlleva.

Enviados a compartir Vida y Esperanza

En esta jornada, la Iglesia es consciente de los interrogantes que surgen de esta situación, y de las actitudes y comportamientos que deben tener los hondureños para afrontar la situación actual provocada por la pandemia y mirar al futuro con esperanza. De allí parte el lema de la jornada: “Enviados a compartir vida y esperanza”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here