Cuaresma: Un llamado a vivir lo esencial de la fe

En este tiempo de preparación para la Pascua, la Iglesia nos invita a prepararnos a través del ayuno, la limosna y la oración

0
401

En un mundo acelerado por la modernidad, con innovaciones tecnológicas que nos alejan de la comunidad. La Cuaresma, es un tiempo propicio para volver a Dios, para vivir la conversión. Es por ello, que debemos evitar todo aquello que nos pueda distraer del sentido de este tiempo de gracia.

Distracciones

La Cuaresma nos invita sobre todo a detenernos, a tomar distancia de las preocupaciones diarias y dedicar un tiempo a la reflexión y la oración. Monseñor Guido Charbonneau, Obispo Emérito de Choluteca, ilumina este sentido, al hablar de las pausas necesarias. “El Papa nos da una pauta en su mensaje para la Cuaresma. Hay que detenerse, hacer una pausa para escuchar a Dios, para escuchar su palabra”, señaló, Monseñor y al mismo tiempo invita a que, durante el día, “siempre dejemos tiempo para el Señor”.

Silencio

El Padre Gerardo Vallecillo, Párroco de la comunidad Madre Dolorosa en esta capital, añade que otro de los principales desafíos en este tiempo, es la ausencia de silencio. “Es importante procurar un tiempo para que Dios le hable a mi corazón, para que Dios pueda decirme cuál es su voluntad en mi vida, porque a veces nos esforzamos, nos cansamos y no estamos haciendo la voluntad de Dios, así que nos estamos esforzando en vano”, dijo.

El presbítero ahondó en esto y destacó que, “las personas que no preparan adecuadamente la Cuaresma pasan en Cuaresma todo el año”. Recalcó que, es un tiempo para orar, para practicar la caridad y es un tiempo para hacer sacrificios. Todo esto nos prepara para vivir dignamente la Pascua.

Ángel Castro, seminarista Arquidiócesis de Tegucigalpa explica que, este tiempo amerita ser un tiempo apropiado para purificarse de las faltas y no solo eso sino también enmendarlas; este sin duda es un tiempo para crecer, es decir, para caminar y acompañar a Jesús cargando su cruz hacia el calvario. “Existen muchas cosas en este mundo que parecen bellas; y nos deslumbran la visión, los placeres de la carne, el orgullo, egoísmo, el trabajo, las redes sociales, etc. Cosas que nos entusiasman pero que solo existen por un breve momento y nos hacen quitar la mirada de la cruz, esa cruz que nos lleva al encuentro de Jesús resucitado”, dijo.

1 Crecimiento

Para un verdadero cristiano católico, este tiempo tiene que ser de crecimiento espiritual de manera personal y comunitaria. Dentro de una sociedad con un estilo de vida tan acelerado, el ayuno, la oración y la limosna, tal como los presenta Jesús en su predicación (Mateo 6, 1-18), son las condiciones y la expresión para una verdadera conversión.

2 Prepararse

En este tiempo de Cuaresma, acoger y vivir la verdad que se manifestó en Cristo significa ante todo dejarse alcanzar por su Palabra. La oración y la penitencia, que se realiza cotidianamente y sin necesidad de grandes sacrificios; y la caridad, que es necesaria para llegar a la Pascua santificados.

3 Conversión

La Cuaresma es un tiempo de conversión, un tiempo para cambiar nuestros caminos. Cuando nos volvemos al Señor de todo corazón, adquirimos la capacidad y la mentalidad para buscar todas las cosas buenas que Dios quiere darnos cada día.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí